Sigue a Motorpasión F1

Lola-Mazda

El pasado sábado, Mazda confirmaba su regreso a las 24 horas de Le Mans. La marca japonesa consiguió la victoria en 1991 con el 787B y su revolucionario motor rotativo. Tras 20 años, esa es la única victoria de un fabricante japonés en la cita de La Sarthe.

Pero Mazda no buscará la victoria absoluta en su regreso. El objetivo de la compañía de Hiroshima será la categoría pequeña y más concretamente el desarrollo de un propulsor para la misma. La novedad será que el propulsor diseñado por Mazda es un motor turbodiésel de cuatro cilindros en línea y 2.2 litros de cilindrada (denominado SKYACTIV-D).

Eso sí, para que el nuevo motor diésel de Mazda debute en las 24 horas de Le Mans, el ACO tendrá que cambiar la normativa ya que actualmente la categoría LMP2 está reservada a modelos propulsados por gasolina como lo son el V8 de Nissan o el V6 Turbo de Honda.

El motor ya ha comenzado su fase de desarrollo y se espera que las primeras pruebas se realicen a final de año. De momento Mazda ya tiene su primer cliente. Tras utilizar en los últimos años un Mazda RX-8 en la categoría GT de las Grand-Am Series, Dempsey Racing, propiedad del actor Patrick Dempsey, utilizará uno de estos motores en su salto a la categoría LMP2 en 2013.

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

16 comentarios