Síguenos

Nos ponemos en situación y para ello echamos la vista un poco atrás. Estamos en la temporada 2005 del BTCC concretamente en la cita celebrada en Thruxton. Por aquel entonces, el francés Yvan Muller aún no era campeón del mundo, es más ese mismo año nacía el Mundial de Turismos, aunque para aquel entonces ya había conseguido un buen puñado de títulos en el Trophee Andros.

Mientras Dan Eaves se dirige en pos de la victoria (ese domingo se convertiría en el primer piloto en la historia del BTCC que vencía las tres carreras de una misma cita) mientras, por detrás, la lucha entre Yvan Muller, Jason Plato, Rob Collard y Matt Neal es por todo lo alto. Muller, al volante de unos de los Vauxhall Astra oficiales, es capaz de salvar una situación bastante complicada tras el empujón de Jason Plato. El francés demuestra que sus manos, curtidas en el hielo, son capaces de dominar situaciones tan difíciles como esta. Algo que Plato ya nos demostró hace tres años.

Gracias Superleggera por la pista.

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

12 comentarios