Alex Zanardi, la determinación de un gran piloto

Sigue a Motorpasión F1

alex-zanardi.jpeg


Tenía esto muy pendiente, desde principios de noviembre, dos meses atrás. Se trata de la columna de Mark Webber, que habitualmente escribe para la BBC y que, el 10 de noviembre del pasado año, dedicó a Alex Zanardi. Alex Zanardi es un luchador como la copa de un pino, si me dejáis que lo diga así. No solo es una persona con una vitalidad envidiable y un palmarés en el automovilismo bastante nutrido, sino que además se involucra en cuantas actividades le permite su agenda.

Como sabéis, Zanardi perdió las dos piernas después de un terrible accidente en el Eurospeed de Lausitz, hace ya muchos años, en 2001. Perder las dos piernas debe ser durísimo, no para un piloto sino para cualquier persona. Pero increíblemente, Zanardi no dejó de trabajar para volver a competir. Los detalles del accidente y la posterior operación donde se le amputarían definitivamente las piernas podéis encontrarlos en decenas de webs. La recuperación de Alex Zanardi fue dolorosa, pero volvió a competir en el WTCC. Y venció carreras en su BMW modificado.

Os digo de verdad que cada vez que araño la capa superficial de la vida de este piloto consigo emocionarme de la energía infinita que demuestra para sobreponerse a la adversidad. Incluso diseñó sus propias “piernas”. Y ahora, apartado definitivamente de la competición al volante, tiene un nuevo reto, un reto para el que estoy convencido de que está preparado de sobra: hacerse con la medalla de oro en las Paraolimpiadas, en la modalidad de Hand Bike. En el pasado maratón de Nueva York ya se hizo con la victoria, ¡qué tio!

Para mi personalmente, Alex Zanardi es un ejemplo a seguir por cualquiera de nosotros. No solo por lo relacionado con su experiencia automovilística, que también (no hay más que recordar su supremacía en la CART hasta su accidente casi fatal, ni su temperamento y arrojo en el WTCC los últimos años). Hay que admirarlo porque la determinación en todas las facetas de su vida es sobre la media, y más allá. Así que aprovecharé ahora este hueco para desearle suerte, y me sentaré a esperar a que consiga esa medalla de oro olímpica. Os dejo con un vídeo homenaje a él.

Vía | BBC (Columna de Mark Webber)
Foto | Paul Launnier

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

12 comentarios