Dakar 2007: cuando Volkswagen no se preparó para el agua en el Dakar

Sigue a Motorpasión F1

Spinelli-1

Durante la loca etapa de ayer en el Dakar 2013, los participantes tuvieron que luchar contra un enemigo poco habitual, el agua. Las lluvias y las crecidas de los cauces hicieron que la especial se convirtiera en un infiermo. El mejor ejemplo lo representa la foto en portada en la que vemos el Mitsubishi ARX de Guilherme Spinelli en medio del crecido cauce de un río esperando ayuda para solventar la situación.

Todo esto sirve para dar pie a una historia del último Dakar (Lisboa-Dakar) celebrado en África, el de 2007. Por aquel entonces, la todopoderosa Volkswagen no dejaba de ser una aspirante al trono regentado por Mitsubishi. Para hacerse con la victoria, la marca alemana recurrió a estrellas del firmamento de los rallyes como Carlos Sainz e incluso recurrió a un cuatro veces ganador de la prueba como Ari Vatanen.

VW Dakar 2007 Presentación del equipo Volkswagen para el Dakar 2007. Como se puede ver, el Race Touareg no llevaba snorkel

Pero a pesar del despliegue de Volkswagen en una de las primeras etapas fueron conscientes de que para ganar el Dakar hace falta cuidar cualquier detalle. En la segunda etapa, que unía el Algarve portugués y la ciudad de Málaga, Ari Vatanen vio como el cauce de un río acababa con cualquier opción de victoria. El agua ahogaba literalmente el motor de su Race Touareg y lo que era una especial sin mayor importancia (67 kilómetros) para el rally, se convertía en una pesadilla (perdió más de una hora y media).

Volkswagen no había tenido en cuenta que para esas primeras etapas, que incluían el vadeo de ríos, sus Race Touareg necesitaban de un elemento tan simple con un snorkel para que sus motores pudieran recibir el necesario aire aún cuando estuvieran cubiertos de agua. Hay que reconocer que Vatanen vadeó aquel río como alma gobernada por el diablo y su efusividad tuvo consecuencias.

La mala experiencia surtió efecto y el Volkswagen Race Touareg comenzó a incluir el famosos snorkel como parte de su equipamiento. Está claro que Volkswagen olvidó que aunque en África es difícil cruzarse con agua, ya sea de un río o de la lluvia, antes de llegar allí había que pasar por Portugal y España. Sea como fuere, la marca aprendió de estos errores y dos años después, ya en Sudamérica, se hizo con la victoria, es más consiguió tres de forma consecutiva antes de decir adiós.

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

2 comentarios