Sigue a

Buggy

Cuando Volkswagen abandonó el Dakar, Nasser AlÁttiyah se encontró con el duro golpe de no poder defender el título que había conseguido un año antes. En una acción de la que luego se arrepentiría, al catarí no le quedó más opción que utilizar la estructura de Robby Gordon. El proyecto no salió bien pero por contra, Al-Attiyah descubrió las bondades de los vehículos tipo buggy de cara el Dakar. Por eso, para 2013 no se lo pensó dos veces y Nasser Al-Attiyah comenzó su propia aventura para conquistar el Dakar de nuevo: el Qatar Red Bull Team. De la mano de Jeferries Racing, y también a contrarreloj, el equipo pudo tener dos unidades listas para el mismo y para Carlos Sainz con las que optar a la victoria en el Dakar de esta temporada. Pero antes de nada, el diseño norteamericano fue retocado por las manos de un francés, Gerard Zyzik.

Ingeniero en sus inicios de la escudería Sauber, Zyzik descubrió el Dakar de la mano de Citroën con quien pudo saborear su primer éxito. En 1993, el francés cambió la arena del desierto por los tramos enrolándose en Toyota. Pero para ese momento, Gerard Zyzik ya se había enamorado del rally-raid más duro del planeta y no tardaría en volver. Como jefe de desarrollo de Volkswagen se encargó de convertir al Race Touareg en un vehículo campeón algo que ratificó con sus tres victorias consecutivas entre 2009 y 2011. En 12 participaciones, el palmarés de Zyzyk cuenta con cinco victorias.

Buggy2

El adiós de la marca de Ingolstadt hizo que Zyzik volviera a los tramos como jefe del equipo de test del Volkswagen Polo R WRC hasta que Nasser Al-Attiyah se cruzó en su camino. El catarí quería contar con el mejor y a pesar de las reticencias, convenció a Gerard Zyzik para que se encargara de mejorar el buggy que había encargado a Jefferies Racing. A pesar del poco tiempo, rápidamente encontró puntos en los que el buggy era mejorable. Además de hacer que el buggy fuese más compacto mejoró el reparto de masas (de ahí que las ruedas de repuesto se sitúen tras las puertas y no en la parte posterior), este último un punto muy importante de cara al Dakar. El punto débil es que el buggy no es muy agradable a la vista, pero Zyzik defiende aquello de que un coche rápido es un coche bonito.

Pase lo que pase en el Dakar 2013, su trabajo no ha terminado. El proyecto de Nasser Al-Attiyah es a tres años por lo que podrá seguir trabajando en el diseño del buggy. Además, Zyzik ha desvelado que es posible que cuenten con la ayuda de Adrian Newey. Sería interesante descubrir como la mente de uno de los genios de la Fórmula 1 puede ayudar en una categoría tan diferente como los raids.
Vía | MARCA

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

4 comentarios