Síguenos

Alex Zanardi

Sencillamente siento admiración por deportistas, y sobre todo personas, como Alex Zanardi. Para mí, cualquier noticia buena que les repercuta a ellos es una alegría. En este caso es digno de celebrar que el próximo 8 de noviembre el italiano realizará un test a los mandos de un BMW M3 del Deutsche Tourenwagen Masters, en el circuito de Nürburgring.

Como ya os hemos comentado en otras ocasiones, Zanardi está hambriento de nuevos retos y por ello se plantea un regreso a la competición, y en concreto a los turismos. Aunque la participación en el DTM no es todavía nada seguro como ha querido dejar claro. Incluso se ha llegado a hablar de la posibilidad de compaginarlo con una participación en la Indy 500, algo que dependerá mucho de la motivación del ganador en dos ocasiones de la Champ Car.

Es un primer paso que podría llevarnos a investigar la posibilidad. Pero en este momento no hay conversaciones, no hay discusión para llevarlo más lejos. Esta es la misma forma en que me involucré en la competición con bicicleta de mano. Pequeños pasos al principio y ahora es mi vida.

Más allá de estos rumores, lo que ya es oficial es el test que realizará dentro de una semana al volante de un M3 adaptado a la minusvalía de Zanardi. Algo que según Jens Marquardt, director de BMW Motorsport, será más complicado de realizar para los ingenieros que con el modelo antiguo del Mundial de Turismos.

Un coche del DTM es bastante más complejo que el BMW 320 del WTCC, con el que Alex ganó en cuatro ocasiones para nosotros. Sin embargo, nuestros ingenieros han aceptado felizmente este reto.

Vía | Autosport

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

7 comentarios