Augusto Farfus logra su primer triunfo en el DTM en Cheste

Síguenos

Farfus Cheste 2012


Augusto Farfus fue el único que no sucumbió a la tiranía de Audi en el circuito Ricardo Tormo de Cheste para lograr así la primera victoria de un piloto brasileño en la historia del DTM, por delante de Adrien Tambay y Mattias Ekström. Bruno Spengler recortó además distancias con Gary Paffett en un fin de semana aciago para el británico y su marca, Mercedes.

El DTM llegó a Cheste este fin de semana para su tercera y puede que última carrera en el trazado valenciano, que recibió al certamen con un tiempo dantesco en la jornada del viernes y el inicio del sábado, lo cual impidió que los equipos afinaran sus reglajes. Esto, junto a lo bacheado de algunas de las frenadas del Ricardo Tormo, noqueó a los Mercedes tanto en calificación como en carrera: si ya en todo lo que llevamos de temporada se observaba que los coches de la marca de la estrella rebotaban de forma clamorosa en las rectas, esta caraterística demostró ser fatal en Cheste, donde sus pilotos sufrían enormemente en las frenadas al faltarles adherencia. Resultado, el mejor Mercedes en parrilla fue Robert Wickens, decimocuarto, con Gary Paffett 16º, Roberto Merhi 17º y Jamie Green 18º.

Tampoco el máximo rival de los Mercedes en la lucha por el título de pilotos, Bruno Spengler, realizó un buen papel el sábado, siendo tan sólo decimosegundo, si bien el canadiense reconocía no estar al cien por cien debido a un más que inoportuno resfriado. Miguel Molina caía en Q3, siendo décimo, siendo siete los Audi en el Top Ten de parrilla… para que la pole finalmente recayera en un BMW, el de Augusto Farfus.

El domingo, la salida destrozó las esperanzas de Roberto Merhi, que sin comerlo ni beberlo se veía obligado a abandonar en la primera vuelta. El castellonense chocaba con el coche de Martin Tomczyk en la primera curva, después de que el alemán sufriera un trompo al impactar con Robert Wickens, que un par de vueltas más tarde acabaría saliéndose también debido a los daños provocados por ése incidente. También Gary Paffett se veía envuelto en más de un rifirrafe, al tocarse con Joey Hand tras la curva dos, lo cual dejaba muy tocado su coche, y aunque el británico intentó seguir, terminaría abandonando antes de la vuelta treinta, al verse muy lejos de los puntos.

Esto daba una gran oportunidad a Bruno Spengler de recortar puntos al líder, pero el canadiense fue penalizado con un drive through por moverse de su cajón en la parrilla de salida. Sin embargo, el piloto de BMW realizó una gran remontada hasta llegar a la zona de puntos, y una vez allí, sus compañeros de marca Dirk Wener y Andy Priaulx, en una polémica acción en la que molestó a Rahel Frey para favorecer a su ‘jefe de filas’, le ayudaron para acabar en sexta posición. También Mercedes jugó con sus peones y ‘recomendó’ a David Coulthard que dejara pasar a Jamie Green para que éste lograra el punto de la décima posición.

Claro que para que Spengler y Green pudieran puntuar tanto, antes Audi debió ver mermadas sus unidades. Tanto Miguel Molina, a quien los frenos jugaron una mala pasada cuando rodaba cómodamente en puntos, saliéndose en la curva dos, como Timo Scheider y Edoardo Mortara, segundo cuando se retiró, debieron abandonar por problemas mecánicos.

Así, quienes acompañaron a un estelar Augusto Farfus, que se escapó desde la primera vuelta, en el podio fueron el novato Adrien Tambay, que completaba así un gran fin de semana, y Mattias Ekström. Albuquerque, Rockenfeller y la séptima plaza de Rahel Frey cerraban un gran resultado colectivo para Audi, que se aúpa al liderato del campeonato de marcas.

En lo que respecta al título de pilotos, Gary Paffett llegará a la última cita de Hockenheim con tres puntos de ventaja sobre Bruno Spengler, y dieciocho sobre Jamie Green, que así mantiene aún alguna opción de título.

Vídeo resumen de la prueba del DTM 2012 en Cheste, cortesía de Hankook:

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

11 comentarios