Bruno Spengler por fin se hace con el título en el DTM

Sigue a

Bruno Spengler

Todo lo que se le negó en años anteriores, cuando era piloto de Mercedes-Benz, hoy se ha cumplido. Bruno Spengler se había convertido en especialista en perder títulos en la última carrera, al más puro estilo Will Power. En 2012, todo ha sido distinto. El canadiense poco a poco fue restando distancia con Gary Paffett para finalmente hacerse con el título en la última carrera del año. Hoy, después de casi una década en el campeonato, Bruno Spengler se ha proclamado campeón del DTM 2012. Un éxito tanto para el canadiense como para BMW que 20 años después, en su año de regreso, vuelve a alzarse con el título.

La salida ha estado marcada por Gary Paffett y su perdida de posiciones. Mientras que Spengler salía como un tiro, Paffett se quedaba algo clavado y se veía superado tanto por su principal rival en la lucha por el título como por Joey Hand. Pero como viene siendo habitual en la primera vuelta en Hockenheim, la horquilla después de la curva parabólica nos permitiría ver uno de los movimientos más bonitos de la carrera.

Ekström y Hand se emparejaban algo de lo que Paffett sacaba partido de la situación y conseguía superar a ambos. El inglés se colocaba tercero, justo detrás de Spengler aunque el canadiense no tardaba en superar a Augusto Farfus en el estadio en un movimiento típico de maniobra de equipo por mucho que Jens Marquardt negara que BMW fuese a utilizar esas tácticas.

Con Spengler primero y Paffett tercero, comenzaba la carrera del gato y el ratón. El piloto de Mercedes-Benz necesitaba superar a Spengler si quería conseguir el título. Por detrás, Adrien Tambay y Mike Rockenfeller abandonaban, Timo Scheider hacía una parada antes de tiempo y en su primer pit-stop Ekström abandonaba con una rueda mal colocada. La carrera para Audi se convertía en una pesadilla, al menos en sus comienzos.

El primer movimiento de interés ocurría con la llegada de los primeros pit-stop. Paffett y Augusto Farfus paraban en la misma vuelta y los mecánicos de Mercedes-Benz eran los suficientemente rápidos como para que su piloto superara al brasileño de BMW. Una maniobra que sería investigada ya que Spengler invadía el “espacio vital” de Farfus. Finalmente la maniobra no sería sancionada.

Con Spengler primero y Paffett segundo todo iba a quedar en un mano a mano. La ventaja de Bruno Spengler parecía más que suficiente para asegurarse el título pero Paffett tendría aún algo que decir. Vuelta a vuelta el piloto inglés recortaba la diferencia y la dejaba en un segundo escaso a falta de poco más de diez vueltas. Pero el muro sería insalvable y Bruno Spengler conseguía la victoria, la cuarta de la temporada, garantizándose además el título.

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

6 comentarios