Sigue a Motorpasión F1

miguel-molina-audi-a4-dtm.jpg

Hoy la cosa va de DTM. Aprovechando que este fin de semana se celebra la novena cita de la temporada en Hockenheim, además del anuncio de BMW y su entrada en el campeonato a partir de 2012, el ITR ha dado a conocer sus planes con respecto al futuro del DTM. El primero de ellos será el salto al continente americano, una decisión que habría ayudado a la llegada de BMW.

ITR quiere crear una serie norteamericana para el DTM. Una especie de franquicia USA, al estilo GP2 Asia Series, que estaría compuesta de 12 carreras, 6 con la Rolex Grand-Am Series y otras seis con la NASCAR, ambos campeonatos propiedad de la familia France. Se tratarían de carreras exclusivas para los coches del DTM, no hablamos de participar como clase dentro, de por ejemplo, las Grand-Am Series que cuentan en cada carrera con varias categorías. Eso no sería antes de 2013 y los coches utilizados serán los que nazcan a partir de la reglamentación de 2012.

No queda ahí la internacionalización del DTM, ya que el ITR está cerca de cerrar un acuerdo con el Super GT para que la categoría reina, GT500, utilice la reglamentación del DTM a partir de 2013. Una reglamentación única en el DTM y Super GT permitiría que las marcas niponas desembarcaran en Europa sin ser un salto al vacío, ya que contarían con el salvavidas de Japón y con una razón para justificar la inversión.

La histórica participación de modelos deportivos en la categoría japonesa me hace pensar que el nuevo reglamento del DTM utilizará las versiones coupe del BMW M3, del Mercedes Clase C o del Audi A5. Siempre y cuando los nuevos modelos sean más prototipos que vehículos de calle, al estilo WTCC.

Vía | Autosport

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

3 comentarios