Los coches de competición más bellos de la historia: Citroën

Sigue a

Citroen Sport Logo

La historia de Citroën en el mundo del automovilismo ha estado siempre atada a las competiciones en los tramos de rally de todo el mundo. Ya desde sus inicios, la marca de los dos chevrones dedicó sus esfuerzos a las competiciones en carretera con coches derivados de serie. Quizás la importancia del Rally de Montecarlo para Francia y el hecho que Citroën sea una marca de nuestro país vecino influyera en esos inicios. Serán coches con un destino más agradable que el del Citröen Visa que se le quemó a Mikko Hirvonen.

Citroën 2CV – Varios

Citroën 2CV

Es posible que el Citroën 2CV no sea el mayor exponente de coche de competición de la marca francesa. Pero lo cierto es que es un icono de la automoción que también tuvo su momento en las carreras. Probablemente, ello se deba casi exclusivamente al hecho que el 2CV es un coche popular y lo fué ya desde el momento de su aparición, por lo que no era de extrañar que alguien decidiera competir con él, ya fuera en circuitos o en tramos.

Por regla general, las carreras del Citroën 2CV solían (y suelen) ser populares cuando se trata de copas monomarca, puesto que son igualadas, divertidas y a menudo bastante alocadas. Pero en cualquier caso, el modelo más emblemático de Citroën también tuvo participaciones “independientes” en competiciones de rally nacionales y en países con menos recursos, donde el 2CV podía ser quizás no competitivo, pero sí un coche decente por lo menos.

Recientemente, un Citroën 2CV compitió en el Rally Paris-Dakar. El coche era bastante distinto del conocido por todos, puesto que estaba preparado para tener tracción a las cuatro ruedas, además de llevar dos motores de 602 centímetros cúbicos. Sin lugar a dudas, un elemento extraño con el que competir en el día de hoy, aunque también sirve como testimonio de la popularidad de el coche francés histótico por antonomasia.

Citroën BX – Mundial de Rallyes

Citroën BX Grupo B

El Citroën BX como tal no llegó a competir nunca, pero sí lo hizo el Citroën BX 4TC, la versión de este modelo para el Grupo B de rallyes. El hecho de que Citroën construyera un coche para esta categoría es poco conocido y se añade a los otros muchos coches de esta disciplina y categoría que existieron en un momento en que los rallyes eran muy populares tanto en términos de público como de las máquinas que tomaban parte en las competiciones.

El Citroën BX 4TC se desarrolló para tomar parte en el campeonato del mundo de rallyes de 1986, además de en otras pruebas menores para preparar el vehículo y poder rendir mejor en el futuro. Al final, durante su corta historia en el mundial de rallyes, participó en tres pruebas, quince en total si se cuentan las que no formaban parte del campeonato del mundo. El mejor resultado vino, gracias a Jean-Claude Andruet, con un sexto puesto en Suecia en 1986.

Esta particular bestia de la marca de los chevrones daba poco menos de 400 caballos de potencia, lo que no era mucho si se compara con los rivales contemporáneos. Está claro que Citroën no estaba a la altura de la competición, motivo por el que se retiraron de la escena mundialista hasta dar mucho más adelante con la fórmula del éxito, con el fabuloso Citroën Xsara que primero compitió como Kit Car y más adelante como un WRC.

Citroën ZX – Varios

Citroën ZX Dakar

El tema de Citroën y el Dakar no es nuevo por aquí y de hecho mi compañero Igor Zamorano ya tocó el tema hace poco más de un año. La marca francesa tuvo en los años 90 un romance con la prueba africana que se saldó cuatro victorias en total; una de Ari Vatanen en 1991 y tres de Pierre Lartigue, seguidas, entre 1994 y 1996. Era la época de los espectaculares ZX del Dakar; unos coches con alerones y un aspecto que hacía recordar, aunque fuera levemente, a las máquinas del grupo B.

El ZX debutó con doblete en la Baja Aragón de 1990 y siguió su camino al éxito con victorias en pruebas tan prestigiosas como el propio Paris-Dakar en 1991, seguido de otra Baja Aragón y un triplete en el Rally de los Faraones. A lo largo de los años siguieron venciendo y haciendo historia al ganar un sinfín de pruebas, casi todas en las que participaban. Las últimas competiciones de esta máquina de guerra se disputaron en 1997.

Con un peso de poco más de 1400kg y una potencia de unos 330 caballos, estaba claro que como coche de raids, el Citroën ZX tenía lo suficiente como para vencer. Evidentemente, esto lo demuestran aún más los espectaculares resultados que el coche obtuvo durante los 8 años en los que se utilizó en competición y el hecho qe se haya convertido en un clásico de la historia del Paris-Dakar, ya sea con la decoración amarilla y con la roja de la marca.

Citroën Xsara – Mundial de Rallyes

Citroën Xsara WRC

El Citroën ZX sería reemplazado por el Xsara, en cuanto a coche de competición de la marca que no competiría en circuitos. El Xsara ya impresionó cuando en 1999 ganó dos rallyes a pesar de ser un competidor de la categoría Kit Car. Como comparación, recordar que la mejor posición obtenida por el Seat Ibiza fué un quinto puesto en una prueba extraña como el Safari. El Xsara consiguió destrozar a la competencia en dos rallyes de asfalto como eran el Tour de Corse y el Rally Catalunya.

En 2002 se estrenó el WRC y Sébastien Loeb venció el Rally de Alemania a mediados de año. Más tarde conseguiría llegar a ganar tres títulos de pilotos de forma consecutiva entre 2004 y 2006, antes de que el Xsara se retirara de la competición mundialista (aunque su enorme populridad hizo que siguiera compitiendo en campeonatos nacionales). El Xsara llevó a Citroën a ganar el campeonato de marcas en tres ocasiones también, entre 2003 y 2005. A pesar de qe Sébastien Loeb es el ganador a quien más se recurda; Jesús “Chús” Puras, Carlos Sainz y François Duval ganaron también con este coche.

En 2009, Petter Solberg compitió en el mundial de rallyes con un coche con especificaciones de 2006, puesto que tenía muchos problemas de dinero y su equipo (propio) no tenía demasiados recursos. El noruego lo utilizó en ocho rallyes, consiguiendo llegar al podio en dos ocasiones y terminando en qinta posición final del campeonato de pilotos. En ese momento, el Xsara ya había sido reemplazado en el equipo oficial por el famoso Citroën C4.

Citroën C4 – Mundial de Rallyes

Citroën C4 WRC

En comparación con los cinco años del Xsara, el C4 compitió solamente durante cuatro años; de 2007 a 2010, puesto que en 2011 se estrenó el Citroën DS3 que se utiliza aún hoy en el mundial de rallyes. El C4 es invicto en cuanto a títulos de pilotos, pues los ganó todos con Sébastien Loeb. En cuanto a los títulos de marcas, solo perdieron el de 2007; el primer año en el qe el C4 luchó en los rallyes del mundo contra Ford y su Focus WRC.

Es destacable el hecho de que el C4 WRC compitió en trece eventos del mundial considerados como puramente de asfalto. De entre esos eventos, venció en trece, o lo que es lo mismo; el C4 WRC resultó invicto en el asfalto. Además, obtuvo 36 victorias en total, de las cuales 34 fueron de Loeb y las dos restantes, de Sébastien Ogier. Dani Sordo compitió en los cuatro años con el C4 aunque sin llegar a vencer ninguna prueba, lo que ayudó a su salida de Citroën.

El Citroën C4 es el último de los WRC “grandes” de la marca francesa, puesto que su sucesor resultó ser el Citroën DS3, bastante más pequeño que los típicos WRC a los que los aficionados estaban acostumbrados. Es un coche histórico para Citroën y además también es muy bonito. Quizás sea por el ADN del Xsara que corre por las venas del equipo, pero desde entonces, todos los coches de rallyes de Citroën, incluídos los C4, tienen un aspecto especialmente bonito con los pasos de rueda de asfalto.

Citroën es una marca con una historia de competición seria pero un poco pobre en ciertas áreas. Parece que están listos para labrarse una reputación en el mundo de la competición en los circuitos, así que pronto podríamos ver a un Citroën participando en el mundial de turismos (WTCC), aunque esto no está claro aún. A fin de cuentas, es difícil de asegurarlo al 100% aunque por lo que parece, Loeb vería con muy buenos ojos esta decisión.

En Motorpasión F1 | Los coches de competición más bellos de la historia: Ferrari, McLaren, Lotus, Porsche, Lancia, Ford, Toyota, Nissan, Alfa Romeo, Williams, Extra I, Audi, Mitsubishi, Renault, Alpine, BMW, Ligier, Chevrolet, Jaguar, Mercedes-Benz, Mazda, Extra II, Lamborghini, Dodge / Chrysler, Aston Martin, Subaru, Seat

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

8 comentarios