Los coches de competición más bellos de la historia: McLaren

Síguenos

McLaren Logo

Después de la primera parte, dedicada a Ferrari, hoy nos vamos a centrar en uno de sus rivales en la Fórmula 1, quizás el que históricamente le ha dado más quebraderos de cabeza a la marca italiana. Pero posiblemente por ello, es una marca respetada y valorada incluso por los más acérrimos tifossi. Una gran victoria requiere un gran rival. McLaren es uno de los equipos grandes de la Fórmula 1 y una marca con una larga historia en el automovilismo deportivo. Como nota al margen previa al propio contenido, recalcar que los cinco de hoy se eligen también con el objetivo de no polarizar épocas y estilos de coches. A fin de cuentas, menudo aburrimiento si pusieramos cinco monoplazas de Fórmula 1, por ejemplo, ¿no es cierto?

McLaren M20 – Can Am

McLaren M20 - Can Am

La gente tiene en mente a la McLaren moderna, el equipo británico dirigido por Ron Dennis. Pero mucho antes de esto, el equipo tenía identidad neozelandesa, por su creador, Bruce McLaren, quien en su día fué el piloto más joven en ganar un gran premio de Fórmula 1. Pero quizás fué en las carreras de sport-prototipos y Can Am donde demostró su valía, ganando las 24 horas de Le Mans en 1966. El McLaren M20 es una muestra de que la marca siempre fué muy potente en la categoría norteamericana de la Can Am (Canadian-American Challenge Cup).

Una categoría que, pese a no recibir siempre el aprecio del público general, dió carreras apasionantes con unas máquinas de infarto. El M20 de 1972 es una clara demostración de ello. Un coche precioso, enorme, con un motor de unos increibles 8300 centímetros cúbicos y más de 750 caballos de potencia, lo que implica que eran mucho más potentes que los Fórmula 1. A la categoría reina le haría falta esperar diez años más para superar esa potencia con los morores turbo, y los motores actuales de Fórmula 1 dan una potencia similar. Así era la Can Am; carreras a la americana, con enormes motores, unos sonidos tremendos y siempre primando el espectáculo por encima de otras cosas.

El M20 fué, curiosamente y a pesar de la espectacularidad de su diseño, el primer McLaren en perder el título de la Can Am desde 1966. El motor Chevrolet que montaba dió problemas de fiabilidad y eso les impidió luchar por el título como habrían merecido. Al final, las tres unidades construidas del M20, que por cierto ganó en su debut en la categoría, se vendieron a equipos privados. En 1974, pilotado por Scooter Patrick, un McLaren M20 venció en la última carrera del campeonato Can Am antes de la primera cancelación, en Road America.

McLaren M23 – Fórmula 1

McLaren M23 - James Hunt 1976

El McLaren M23 fué un coche que disputó, técnicamente, desde 1973 hasta 1977 de forma oficial y hasta 1978 de forma privada. De hecho, fué el M23, el coche que Emilio de Villota usó durante las temporadas de 1976 y 1977, así como también fué el coche con el que Gilles Villeneuve y Nelson Piquet debutaron en la categoría reina. Todo esto sin olvidarnos de que con uno de estos bólidos, Emerson Fittipaldi ganó el título en 1974, seguido por el inimitable James Hunt en 1976, bajo el diluvio universal en Fuji.

Evidentemente, entre 1973 y 1978, el M23 tuvo muchos cambios, tanto a nivel interior como exterior. En este caso, elegimos el M23 de 1976 que llevó a James Hunt al título. Sin ser un monoplaza espectacular, en McLaren supieron trabajr bien con una buena base y mucho trabajo para que siguiera siendo competitivo. Esto le dió al coche un total de dieciséis victorias, catorce pole position (la primera obtenida en su primera aparición) y diez vueltas rápidas.

Este McLaren representa uno de los Fórmula 1 más característicos de los años 70, con unas formas bien definidas y las espectaculares tomas de aire detrás del piloto. Un coche eficiente, por lo que no es de extrañar que su sucesor, el M26, adaptara buena parte de la aerodinámica con una base más moderna y efectiva. Aunque en una de sus encarnaciones más tempranas, fué un M23 el que venció en esa última carrera de Fórmula 1 en el legendario circuito de Montjuïc, con Jochen Mass al volante.

McLaren MP4/5B – Fórmula 1

McLaren MP4/5B - 1990 Fórmula 1

El McLaren MP4/5B de 1990 supone, en muchos sentidos, la sublimación de la época de oro de McLaren en la Fórmula 1, y solo puede ser superado en cierto sentido por el MP4/6 de 1991, por eso de equipar el monstruoso motor Honda V12. El de 1990 compite con el Honda V10 contra Ferrari. Aunque a finales de año los italianos ya son más veloces, el McLaren, ahora ya bajo el mando de Ron Dennis, recuerda a los coches de los años 70 en cuanto a ser un coche extremadamente pulido, para tener el menor número de problemas posible. Eso le bastará a Ayrton Senna para hacerse con un título polémico.

El MP4/5 original, de 1989, también se hizo con el título, aunque con Alain Prost al volante, ahora rival de Senna de nuevo pero con Ferrari. Cosas de la vida. Dos coches formidables tanto en la estética como a nivel técnico, 1990 supone un año apasionante para los aficionados de la Fórmula 1. El MP4/5B destaca por su frontal afilado para mejorar la aerodinámica y un difusor trasero inolvidable, con una forma que impresiona nada más verla.

El MP4/5B obtuvo seis de las dieciséis victorias de la serie MP4/5, con un sinfín de pole positions e incluso varias primeras filas copadas por los dos coches de Ayrton Senna y Gerhard Berger, además de varias vueltas rápidas durante la temporada. Un coche de leyenda que le da a cierto astro brasileño su segundo título, probablemente el más famoso por lo que sucedió en el penúltimo gran premio del año, en el circuito de Suzuka.

McLaren F1 GTR – Gran Turismo

McLaren F1 GTR LM Long Tail

De la Fórmula 1 nos vamos a las carreras de resistencia, aunque las iniciales “F1” nos siguen acompañando. McLaren no tiene tradición de construir motores, y por ello los Fórmula 1 usaban motores de otras marcas e incluso los de la Can Am usaban motores como los Chevrolet. Lo mismo sucede con el F1 (y su homólogo de competición, el F1 GTR), que equipa un motor BMW V12 de 6000 centímetros cúbicos. Tan increible era el coche en su versión de serie que la caja de cambios ni siquiera se modificó para competir.

Elegimos la versión “Long Tail” del F1 GTR, que es aún más espectacular que la versión primeriza que ganó en las 24 horas de Le Mans en 1995. La parte trasera fué alargada para dar más estabilidad, siguiendo los cambios a la normativa de los GT1, que daba ventaja a los nuevos Porsche y Mercedes. El F1 GTR se convertía así en una verdadera obra de arte tecnológica, adaptando lo que había sido un coche de calle para transformarse en un verdadero prototipo.

El McLaren F1 GTR fué un coche tan interesante a nivel mecánico, tecnológico y estético que participó en muchas competiciones distintas. Entre ellas podemos contar el BPR, el FIA GT e incluso el campeonato japonés de gran turismo, llevándose el título en la temporada de 1996. A pesar de no competir en 1997 y 1998, volvería en 1999 y seguiría compitiendo hasta 2003, aunque en 2005 disputó un par de carreras en el campeonato llamado ya Super GT. Fué en Fuji en 2005, por lo tanto, donde el McLaren F1 GTR se despidió de los circuitos. Aunque esta versión no es considerada la más bonita, recomiendo buscarla, pues es muy espectacular.

McLaren MP4/18 – Fórmula 1

McLaren MP4-18 - Fórmula 1

El paso de McLaren a los colores plata y más tarde cromado puede que se debieran, en parte, a su asociación con Mercedes, pero esos colores siempre les sentaron de maravilla. Han sido unos colores dignos de heredar el legado del rojiblanco de Marlboro. Fué durante esa época, en una extraña temporada 2003, que Adrian Newey llevó sus conceptos al extremo. Es raro ver a Newey fracasar, pero el MP4/18 fué calificado como un fracaso a todas luces.

McLaren no pudo luchar por el campeonato en 2002 y para 2003 planearon empezar con una versión modificada del MP4/17, hasta que el nuevo y revolucionario coche con doble quilla estuviera listo. No contaban con encontrarse con los problemas que encontraron. Fiabilidad desastrosa, y conceptos como el de las ruedas traseras parcialmente carenadas fueron prohibidos por la FIA. El MP4/18 amenazaba con no llegar nunca, y al final no llegó. El título se escapó por un suspiro con el coche viejo. Quien sabe si cuatro o cinco carreras con el nuevo habrían bastado.

La fortuna quiso que, aunque 2004 fué desastroso con el MP4/19, claro heredero del MP4/18, y aunque 2005 fué un caso a parte por distanciarse de esos conceptos, los coches de 2006, 2007 y 2008 bebieron de ese proyecto que nunca compitió en un gran premio, siendo gradualmente cada vez más competitivos. El MP4/18 era, además, un monoplaza precioso, y quienes pudieron verlo en acción en directo lo afirman con rotundidad. En una época donde lo frontales elevados eran casi una obligación, el McLaren MP4/18 desafió esa tendencia, con una aerodinámica excepcionalmente pulida. Desafortunadamente, jamás lo vimos en una carrera.

Si los coches de Ferrari rezumaban pasión y arte, los de McLaren parecen mosrar trabajo duro, carrocerías pulidas, tecnología bien desarrollada y casi siempre un palmarés digno de su historia. McLaren produce coches tan bonitos como el que más, pero casi siempre siendo capaz de estar delante. Aunque no ganen un título, raro es el caso en que McLaren se produce un mal coche, lo que es realmente admirable. Si su futuro sigue como su pasado, nos esperan aún más maravillas del equipo del Kiwi más veloz de la historia, como los recientes MP4-12C o el P1.

En Motorpasión F1 | Los coches de competición más bellos de la historia: Ferrari

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

24 comentarios