Los coches de competición más bellos de la historia: Mitsubishi

Sigue a

Mitsubishi Logo

A pesar de ser una marca conocida y con éxitos en el mundo del motor, lo cierto es que Mitsubishi no se caracteriza por ser la marca japonesa con más presencia en las competiciones automovilísticas. De hecho, la presencia de la marca de los rombos en ellas podría calificarse de testimonial de no ser por el éxito obtenido. Puede que Mitsubishi no compita a menudo, pero cuando lo hace sabe crear coches tan bellos como veloces. Sus títulos en el mundial de rallyes son solo un ejemplo de ello.

Mitsubishi Colt F2000 – Fórmula 2000

Mitsubishi Colt F2000

Pero si algunos de los coches de Mitsubishi son conocidos por todos, también hay otros que son bastante menos populares, o incluso nada populares fuera de su país de origen. El primer coche que vemos hoy podría calificarse como rareza, o incluso como coche muy obscuro. Mitsubishi construyó varios monoplazas durante ños años 60 para que participaran en carreras nacionales, siempre populares en el País del Sol Naciente. De aquí sale el Colt F2000 (nada que ver con el Colt moderno, excepto el nombre).

El Mitsubishi Colt F2000 supone la culminación de los monoplazas Mitsubishi de carreras en circuito. Fabricado junto a la legendaria marca de Fórmula 1 Brabham y con Hewland, que proporciona las cajas de cambios, el Colt F2000 entrega 290 caballos de potencia con un peso muy ligero. El Colt F2000 participó en el Gran Premio de Japón de 1971, cuando aún no formaba parte del campeonato del mundo de Fórmula 1. En esa carrera, que por primera vez vería la participación de monoplazas, acudieron también equipos internacionales.

Pero los dos Mitsubishi, pilotados por Kuniomi Nagamatsu y Osamu Masuko no dieron opción alguna a sus rivales, y entregaron a Mitsubishi y a Japón un doblete delante de 75.000 espectadores. Fue un triunfo inolvidable en el circuito de Fuji, pero que supuso la retirada de la marca de las carreras en circuito. Tras haber vencido la carrera más importante en Japón, y con doblete además, decidieron retirarse en la cima, aunque siguieron proporcionando los motores del Colt F2000 a equipos privados hasta finales de la década.

Mitsubishi Lancer – Mundial de Rallyes

Mitsubishi Lancer 1600 GSR

El Mitsubishi Lancer (curiosamente vendido como Colt Lancer en Europa) nació con la estrella en el mundial de rallyes, y así lo atestigua el fantástico Mitsubishi Lancer 1600 GSR. A primera vista, recuerda ligeramente el Nissan 240Z que venció en el Rally Safari, y no es para menos, pues el Lancer 1600 GSR también consiguió este hito, en 1974 y en 1976. De hecho, el Lancer se convirtió en el llamado “rey de África” tras sus buenos resultados en el Safari.

En 1976, ocupó las tres primeras posiciones, además de la sexta. Con un motor que entregaba 170 caballos de potencia, el Mitsubishi Lancer 1600 GSR no era un purasangre de rallyes. Se trataba de una máquina pensada expresamente para competir en el Safari, por lo que su dureza era su punto fuerte. Prácticamente irrompible, fue un coche áltamente popular en el mundial de rallyes durante los años 70 (con un joven Kenjiro Shinozuka al volante, que vencería el Rally Costa de Marfil del mundial con un Mitsubishi Galant en 1991 y 1992) y lo siguió siendo entre los equipos privados hasta inicios de los años 80.

Pero cuando la evolución del mundial de rallyes tomó otros derroteros y el planeado Grupo B empezó a hacer acto de presencia, las opciones del Lancer de seguir se redujeron a cero, puesto que un pequeño coche resistente pero poco potente no tenía nada que hacer contra fieras que le doblaban en potencia con unos rallyes que eran la mitad de largos de lo que habían sido antaño. Por lo tanto, el Lancer de Mitsubishi tenía los días contados.

Mitsubishi Starion – Varios

Mitsubishi Starion 4WD

Fue entonces cuando Mitsubishi decidió ponerse manos a la obra para desarrollar un coche para el Grupo B que les permitiera volver a la cima del mundial de rallyes. La máquina elegida sería el Starion, y fue desarrollada por Alan Wilkinson, quien había trabajado en el Audi Quattro (de ahí el gran parecido entre los dos coches). A diferencia del Quattro S1, el Stario se centró en mejorar los puntos flacos de la base, en vez de fortalecer los buenos.

Por lo tanto, se introdujeron algunas piezas provenientes del Pajero, lo que supuso que el motor pudiera estar un poco más atrás, mejorando el reparto de pesos. Utilizando fibra de carbono en varias piezas y cambiando los faros se consiguió reducir la longitud del coche, pero sobretodo el peso. El Starion pesaba exactamente 1000kg, ¡siendo incluso más ligero que el Quattro! El coche fue anunciado en 1983 con un motor que daba 350 caballos de potencia y, evidentemente, tracción a las cuatro ruedas (de ahí el nombre “Mitsubishi Starion 4WD”).

Todo estaba listo y a Mitsubishi solo le hacía falta trabajar en preparar el coche para que pudiera entrar en el mundial. Tras varios años ganando rallyes para prototipos, a punto de entrar, la categoría fue cancelada a raiz de varios accidentes y Mitsubishi tuvo que utilizar el Starion en rallyes menores, sin llegar nunca a competir en el campeonato del mundo. Por otra parte, en los circuitos, el modelo Starion ganó varias carreras a nivel nacional e internacional.

Mitsubishi Lancer Evolution – Mundial de Rallyes

Mitsubishi Lancer Evo IV - Rally Catalunya

Es posible que haya gente que considere que el Lancer “Evo” debería ser considerado como el mismo coche que el Lancer original, pero los veinte años que les separan y sus fascinantes historias independientes hacen que cada uno merezca su propio espacio. Evidentemente, esto es quizás aún más cierto si cabe para el Lancer Evo, que dominó el mundial de rallyes de la mano de Tommi Mäkinen desde 1996 a 1999, ganando también el campeonato de marcas en 1998.

Lo curioso del caso es que, a diferencia de sus rivales en el mundial de rallyes, el Lancer Evolution empezó siendo un coche del Grupo A preparado para que pudiera ser competitivo (¡y vaya si lo fue!). Con Mäkinen se ganaron los cuatro títulos seguidos y se aseguraron un lugar en la historia, aunque luego fueron desbancados por Sebastien Loeb y Citroên, cuando llegaron a doblar el número de títulos seguidos. Pero en cualquier caso, la dominación del Lancer Evo III, IV, V y VI fue algo nunca visto hasta entonces.

Cuando en 2001 se estrenó la versión del Mitsubishi Lancer WRC, las cosas no fueron como habrían querido los japoneses, y los siguientes intentos no fueron fructíferos. Después de una pobre temporada 2005, el equipo oficial dejó el mundial, aunque los Lancer WRC05 siguieron siendo usados más adelante. Hoy en día no hay Mitsubishi Lancer en el WRC, aunque tanta es la popularidad del coche que sigue compitiendo en el Grupo N.

Mitsubishi Pajero/Montero – Rally Paris Dakar

Mitsubishi Pajero/Montero Evo 2006

El Mitsubishi Pajero, apropiadamente conocido en España como Mitsubishi Montero, por razones obvias, no tiene a primera vista nada que pueda hacer pensar que se trata de un coche con éxito en las competiciones. Esto es, hasta que uno se acuerda del Rally Dakar, de la dureza de este, y de la larga historia y tradición que Mitsubishi tiene con la resistencia de sus coches, empezando por el Mitsubishi Lancer 1600 GSR con el que se inició Kenjiro Shinozuka y siguiendo con el Gallant con el que ganó pruebas del mundial y el Lancer Evolution con el que participó más adelante.

Evidentemente, referenciar al piloto japonés no es algo carente de motivo, y es que Shinozuka, que participó en rallyes del mundial desde los años 70 hasta los años 90, también pilotó los Mitsubishi Pajero en el Dakar y se convirtió en el primer japonés en vencer la prueba en 1997. Desde que debutó el Pajero en el Dakar en 1983 hasta 2007, cuando lo disputó por última vez (con victoria) ha ganado en quince ocasiones, lo que demuestra un récord espectacular. De hecho, desde 2001 hasta 2007, primero el Pajero y luego el Pajero Evolution ganaron de forma ininterrumpida.

El récord del fabricante japonés es inigualado a día de hoy, puesto que es la marca con más triunfos en el famoso raid, por delante de grandes marcas de su historia como Peugeot o Citroên. Además, en el apartado estético la máquina de Mitsubishi evolucionó de ser el todo terreno típico hasta una máquina de carreras con un aspecto inusualmente deportivo para un coche con el origen del Montero, llegando a equipar incluso algunos alerones para mayor estabilidad a altas velocidades en el desierto.

Está claro por lo tanto que Mitsubishi ha sabido competir en varias categorías, aunque sea sobretodo fuera del asfalto, y lo ha hecho con éxito, ganando con rotundidad. Su mejor característica ha sido siempre la dureza y resistencia de sus coches de carreras, algo que les ha ayudado a vender (por todos es sabido que el hecho que un coche no se rompa es casi lo mejor que se puede pedir para el mercado en general). Ahora solo queda volverles a ver competir, ya sea en el mundial de rallyes o en lo que hoy en día es el Rally Dakar.

En Motorpasión F1 | Los coches de competición más bellos de la historia: Ferrari, McLaren, Lotus, Porsche, Lancia, Ford, Toyota, Nissan, Alfa Romeo, Williams, Extra I, Audi

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

8 comentarios