Ross Brawn

Cuando Honda se hizo con los servicios de Ross Brawn, sabían que se hacían con una de las mentes más dotadas, para bien y para mal, de la Fórmula 1. La paciencia de Honda no fue infinita y un año después todos conocemos los resultados. Los título de Jenson Button y Brawn GP hablan por si solos. Y aunque a estas alturas no tenemos que descubrir a Brawn, al César lo que es del César.

Pero una de las grandes incógnitas de la próxima temporada será si la escudería británica será capaz de mantener esa diferencia sobre sus rivales. Una vez que ha desaparecido la ventaja técnica (todos los equipos cuentan con el tiempo suficiente para desarrollar dobles, triples o cuádruples difusores) no sabemos que el BGP002 será un monoplaza capaz de luchar por mantener el número 1.

Pero para Ross Brawn eso no será problema. Uno de los principales escollos a los que tuvieron que enfrentarse, fue un monoplaza diseñado para albergar un motor Honda al que finalmente sustituyeron por otro de origen Mercedes. El cambio fue cosa de semanas y funcionó. Ahora con tiempo por delante la escudería podrá adaptar la trasera al motor alemán, y podrán darle al monoplaza un punto más en sus prestaciones. Incluso podrán acabar con ese mal endémico del monoplaza a la hora de calentar neumáticos.

¡Vótalo!

Editores 9,5

Comunidad 8,4

Actividad de la comunidad