Bernie Ecclestone, la FIA y los equipos se reúnen mañana para cerrar el Pacto de la Concordia y sus contraprestaciones

Sigue a Motorpasión F1

FIA FOM F1


Mañana martes 23 de octubre se celebrará una importante reunión en París en la que los equipos, Bernie Ecclestone y Jean Todt esperan cerrar al fín las negociaciones por el nuevo Pacto de la Concordia. Ello incluye la resolución del conflicto que la FIA mantiene con las otras dos partes por un aumento de sus ingresos, que hasta ahora son de un 3% de los ingresos totales generados por la FOM.

Esa cantidad fue fijada en la cesión de los derechos de gestión del Mundial de F1 que Max Mosley acordó a principios de los noventa con Bernie Ecclestone, y el actual presidente de la FIA, Jean Todt, la ve a todas luces injusta. De ahí que, ante la resistencia del británico a aumentar la porción del pastel del ente federativo, la FIA haya optado por aumentar los derechos de inscripción para la próxima temporada hasta límites que los equipos consideran abusivos, y que dependerían de la cantidad de puntos lograda por cada equipo la temporada anterior, con un coste base de 500.000 dólares.

Por otra parte, la toma de decisiones también será un tema a debatir en esa reunión, pues el número de equipos presentes en la Comisión de Fórmula 1 de la FIA será reducido drásticamente. Si hasta el momento todos los equipos tenían voz y voto, Auto-Hebdo apunta a que sólo tendrán derecho a decidir a partir de ahora quienes puntúen la temporada anterior, y algunos medios británicos apuntan incluso que sólo la mitad de los equipos tendrían representación de ahora en adelante. Pero la Comisión FIA es sólo la punta del iceberg: los equipos también quieren tener algo que decir en cuanto a la gestión de los derechos comerciales del Mundial de F1, y ahí, Bernie Ecclestone tiene la última palabra.

Por último, el manido e ignorado acuerdo sobre restricción de recursos (RRA) también será puesto sobre la mesa, amén de otras medidas para reducir los gastos. ¿Si los equipos pequeños ven cómo los costes de inscripción aumentan, tienen que tragar con motores mucho más caros en 2014, y encima pierden su poder de decisión en el seno de la FIA, alguien cree que no lograrán algo a cambio? De ahí, podríamos volver a oír hablar de coches cliente… Pero hasta que poco a poco se vaya filtrando el contenido de esa reunión, sólo quienes estén entre aquellas cuatro paredes sabrán hacia dónde irá el futuro del Mundial de F1.

Vía | Auto-Hebdo (edición impresa)

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

7 comentarios