Sigue a Motorpasión F1

Alonso-Barein


Fernando Alonso tuvo que conformarse con el octavo puesto hoy en el Gran Premio de Baréin. Tras el tercer puesto conseguido ayer en la clasificación, la buena salida y el adelantamiento a Rosberg por la segunda plaza, la carrera de Alonso prometía, pero un fallo en el DRS sus las aspiraciones de victoria por los suelos.

El español arrancó bien y superó a Vettel en los primeros metros, aunque esto duró poco, ya que el alemán le pasó poco después, al igual que a Rosberg en la vuelta tres. Entonces Fernando se colocó tras el Mercedes para superarle, y lo hizo. Justo ahí, a partir de la vuelta cinco, comenzaron los problemas del español. El DRS se había quedado abierto y esto iba a matar su carrera, puesto que su F138 no tenía carga aerodinámica para tomar las curvas y Ferrari tenía que buscar una solución en boxes.

En la vuelta 8 Fernando paró y sus mecánicos cambiaron las gomas medias por las duras y tocaron el alerón trasero, encajando la parte abierta. Pero no todo fue eso, ya que en la misma vuelta 8 comprobó el sistema, y el DRS quedó abierto de nuevo, lo que le mandó a la parte de atrás de la parrilla, ya que tuvo que parar de nuevo.

El español tuvo que enfrentarse a sus rivales sin DRS, lo que le ponía en clara desventaja. Poco a poco, a medida que los demás pilotos hacían sus correspondientes paradas en boxes, el de Ferrari avanzó hasta colocarse entre los diez primeros, ya en la vuelta 21. Cuatro vueltas después volvió a poner duras y, en la 40 cambió por última vez.

Una vez estabilizadas las posiciones, Alonso tenía a tiro la séptima posición, pero una batalla con un duro Sergio Pérez, al que ya había adelantado antes, al igual que a su compañero Button, le dejó con la octava. Luego intentó devolvérsela, pero ya no era posible. Mark Webber también venía con sus neumáticos desvanecidos, pero no dio tiempo a superar al australiano.

El octavo puesto hace que Fernando salga de Baréin con tres 30 puntos de desventaja frente al líder, Sebastian Vettel, y cuarto en la clasificación. Una pena la oportunidad perdida. Pudo haber sido peor si el español hubiese abandonado, aunque también podría haber sido mejor si el DRS no se hubiera abierto por precaución tras la parada, puesto que se habría evitado un pit-stop innecesario.

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

50 comentarios