El pilotaje de los pilotos de la Fórmula 1 actual: "El estilo Agresivo"

Sigue a Motorpasión F1

Pastor Maldonado 2012

Todo corazón. La pasión ante cualquier otra cosa. Siempre pensando en la siguiente curva y nada más. Así son los pilotos de estilo Agresivo, quizás el estilo más evidente en la Fórmula 1 pero no por ello el que más pilotos tiene. De hecho, con solo cuatro integrantes que, a día de hoy ya habréis deducido por eliminación, es el segundo menos “poblado”. Pero eso es normal, puesto que no todo el mundo es capaz de poner toda la carne en el asador, de entregarse de lleno a cada curva.

Al principio, pensar quien era el más claro exponente de la agresividad en la Fórmula 1 se me presentó como una misión complicada por varios motivos. Pero solo tuve que pensarlo unos segundos para darme cuenta de que la respuesta es obvia. Pero no nos equivoquemos, no es obvia por lo conocido y por lo “de moda” que esta Pastor Maldonado, que es quien ocupa esta posición. Los motivos están ahí pero van más allá del mero “es un piloto que suele accidentarse”.

Pastor Maldonado

Ante todo, pilotar un Fórmula 1 no es sencillo. No dejemos esta delicada verdad encerrada en una caja. Los errores los puede cometer cualquiera, agresivo o no. Lo que hace que Pastor sea el elemento más típico de este grupo es, más que nada, su enfoque de las carreras, aunque esto luego afecta a la forma en la que pilota. Maldonado vino ya de la GP2 con la “fama” de piloto duro con el coche. Es de esos pilotos que no solo van siempre al máximo; también le exigen al coche lo mismo.

El venezolano está siempre yendo “a tope”, tomando cada curva como si la carrera se decidiera allí. Esto es lo que hace que tenga más errores que los rivales. Cuando un piloto va al 95%, cometerá menos errores (estadísticamente) que cuando vaya al 110%. Esto es lo que le sucede a Pastor, y mientras algunos días acaba significando que realiza buenas vueltas, en otros casos termina de mala manera. Un ejemplo de lo primero lo tenemos en Barcelona, donde estuvo a gran altura el sábado.

Pero en Canadá, con una vuelta que entraba de sobras en la Q3, se la jugó al máximo en la salida de la última curva, y llevó su coche contra el muro. Seguramente, y eso es una de las características más puras de un piloto como él, no se dió cuenta de estar yendo demasiado fuerte. Para los pilotos de estilo Agresivo, lo natural es dar lo mejor de ellos mismos. ¿Para qué sino estarían en la Fórmula 1? Podríamos decir casi que este estilo es más una forma de entender la vida.

A pesar de ello, esta forma de entender la vida hace que el piloto siempre esté sobre el filo de la navaja. No le tiene miedo al coche y por ello vemos apuradas de frenada salvajes, echando humo, o derrapajes impresionantes, o ataques sobre los pianos de forma espectacular. Además, son competidores por naturaleza. Cuando ven un posible hueco, tienen que intentarlo. Su fortaleza es la pasión que le lleva a realizar auténticas gestas, pero esa es también su debilidad, pues le provoca un número incluso mayor de errores.

Como dijo en su día Ayrton Senna “si no vas a por un hueco, ya no eres un piloto de carreras”. Esta filosofía es la que vemos en Pastor Maldonado. Emocionante, polémico, salvaje, talentoso y valiente. Así es Pastor Maldonado. Hay quien dice que debe calmarse para convertirse en un piloto mejor. Seguramente no se calme. Pero sí es posible que la experiencia le ayude a ver cuando puede adelantar y cuando no. Algunos dirán que eso es calmarse. No estaría de acuerdo.

Para mí eso es simplemente ganar experiencia como piloto, aunque es cierto que en esa situación tendremos menos problemas y menos accidentes que hoy en día. Maldonado es un piloto que siempre está tirando al máximo. Esto le da esa pequeña ventaja en clasificación… cuando no se equivoca. Lo mismo pasa en carrera, con el agravante de que hay más pilotos y, por lo tanto, más cosas con las que impactar, en varias posibles situaciones. Pero aprenderá. Lo que hay que ver es qué pasará cuando lo haga, y cómo cambia exactamente su pilotaje.

Lewis Hamilton 2012

Lewis Hamilton

Precisamente ese cambio es el que ha estado viviendo Lewis Hamilton, que aunque ha tenido una carrera muy distinta, contando siempre con un coche competitivo y habiendo ganado carreras en cada temporada en la que ha participado en la Fórmula 1, ha tenido que hacerlo. Lewis empezó ya siendo agresivo pero con un coche que le permitía moderarse cuando estaba en cabeza. No era tanto elección personal; era una situación un poco más forzada. Claro que en muchas ocasiones salía el “genio”, en los dos sentidos de la palabra.

De carreras como Indianápolis en 2007 podíamos pasar a los errores de China y Brasil. No parecía que fuera el mismo piloto, pero cuando uno va siempre “a tope”, estas cosas pueden ocurrir. A partir de entonces hemos visto al británico frenándose un poco temporada tras temporada, reafirmándose en su pilotaje pero a la vez, llevándolo hacia el camino que él quiere. Sí, Lewis es agresivo, y también es cierto que maltrata los neumáticos más que otros pilotos, y que ataca como un perro de presa.

Pero Lewis ha cambiado ligeramente. Consigue mantener más los neumáticos en buen estado que en el pasado, y no realiza movimientos polémicos, aunque defiende con todo lo que tiene y ataca con lo mismo. Quizás no intente movimientos suicidas pero los que ve claros, los hace tirándose a la piscina. En cierta manera, parece que esté camino a ser un piloto Duro. Pero veo a Hamilton cada fin de semana y se me hace imposible verle como algo distinto a Agresivo. Es su manera de pilotar.

Siempre lo ha dado todo, y siempre lo hará. No conoce otra manera de pilotar, y parece que incluso cuando el equipo le pudiera decir que se tranquilice, él seguiría al 110%. Como un ejemplo interesante, ver como se desdobló de Sebastian Vettel en Alemania, y aunque se fue un poco, no se escapó de manera impresionante. Hamilton se quitó del medio a Vettel como si estuvieran luchando por posición, y no como si estuviera una vuelta por debajo.

El de McLaren es así, lucha por lo que cree, frena tarde, maltrata los neumáticos, se sube por los pianos, un día tiene un golpe con otro piloto; se queja y a la carrera siguiente se sale. Pero luego, cuando la otra carrera llega, demuestra un potencial espectacular, con una actuación espléndida que deja al paddock entero con la boca abierta y se va para casa con el deber cumplido. Cuando encadena carreras sitiéndose en forma, es imparable. Cuando no, tampoco se rinde.

La velocidad pura que tiene Hamilton y que ha ido adquiriendo desde ese ya lejano 2007 es para mí su mejor característica. En cuanto a la peor, reconozco que es puramente psicológica. Lewis Hamilton es víctima de él mismo. Su personaje ha superado a la propia persona, y se exige ganar hasta unos extremos que no pueden ser buenos para un piloto. Aunque pueda entenderse la frustración por no ganar, dos terceras posiciones en las dos primeras carreras no eran para tener esa cara larga en el podio que tenía Lewis.

Kamui Kobayashi 2012

Kamui Kobayashi

En mi opinión, Kamui Kobayashi es un piloto agresivo diametralmente opuesto a los dos que hemos visto hasta ahora. Mientras Maldonado o Hamilton lo dan todo y se tocan con otros pilotos a veces, Kamui Kobayashi lo da todo, se esfuerza al máximo, hace entradas espectaculares a otros pilotos… y no tiene accidentes. Sí, es cierto que a veces hay ligeros toques, o incluso llega a romper alguna pieza de su alerón delantero, pero donde otros tienen que abandonar, Kamui no. Estamos ante un piloto agresivo casi por decisión propia.

Aunque quizás ello se deba a que simplemente su agresividad está mucho más arraigada a su personalidad. Los pilotos japoneses han sido considerados como “luchadores sin esperanza” desde siempre. Pilotos agresivos con más pasión que talento es lo que siempre se había pensado sobre ellos. Kamui representa una revolución de este término, pues es agresivo pero tiene talento, velocidad, y cabeza. Los adelantamientos de Kobayashi son muchos y espectaculares, pero muy raramente acaban mal.

Esto es algo digno de admirar, pues demuestra que el chico sabe lo que se hace, y vaya si lo sabe. Curiosamente y a pesar de ser un piloto Agresivo, lo suyo es el ritmo de carrera. Bueno, es posible que se haya visto influenciado por la fortaleza (en los últimos tres años) del Sauber-Ferrari que pilota, y que trata tan bien los neumáticos. No ha tenido tanta suerte de estar con la estrategia acertada los días en los que el Sauber estaba brillante. Pero el cuarto puesto en Alemania en condiciones completamente normales deberían ser un aviso a navegantes.

Kamui Kobayashi es material de primera, y si se le da una máquina de primera, no decepcionará. Dicen que es fácil tranquilizar a un piloto rápido pero que comete errores, y que es difícil hacer rápido a un piloto lento que no comete errores. Pero la pregunta es, ¿qué pasa cuando tienes a un piloto rápido y que no comete errores? Ahí tenemos al bueno de Kamui, que un día puede parecer ser un verdadero extraterrestre, fuera del alcance hasta de Sergio Pérez, y otro día parece ser del montón.

Cierto es que eso es precisamente lo que siempre han sido los pilotos japoneses. Pero en persona, Kamui da un aire de confianza espectacular. Tiene el aire de alguien que sabe perfectamente lo que está haciendo. Cuando los dos pilotos de Sauber han estado el la línea de meta, sobre un total de cinco veces, Kamui ha estado tres por delante de Pérez. Su estilo puede coincidir en el tema de los neumáticos, pero ambos van más allá, y Kobayashi es un piloto agresivo… a su manera.

La razón por ello es que, aunque ataca sin cuartel, se la juega con los adelantamientos, y realiza en ocasiones entrenamientos espectaculares, no parece que esté siempre al borde del abismo. Es por ello que al de Sauber se le tiene que considerar como un piloto Agresivo inusual. Quizás sea por ello por lo que gusta tanto su forma de pilotar. Su punto fuerte son claramente los adelantamientos, mientras que el punto débil es una aparente falta de constancia que le quita opciones de obtener buenos resultados.

Narain Karthikeyan 2012

Narain Karthikeyan

Cuando uno conduce el peor coche de la parrilla y tiene un compañero de equipo que le saca al menos medio segundo por vuelta, es muy difícil valorar el pilotaje, pues no solo no tiene demasiado con qué compararse, sino que además, en carrera acabará rodando solo prácticamente la totalidad de vueltas que pilote. Es por eso que Narain Karthikeyan a veces da la impresión (¡equívoca!) de ser un piloto tranquilo, constante, cuya única fortaleza sea el ritmo por vuelta.

Que nadie se engañe. Narain Karthikeyan está en una situación parecida y a la vez muy distinta a la de Michael Schumacher y Pedro de la Rosa. Los tres pilotos son retornados a la Fórmula 1 después de años de no competir. Pero mientras Schumacher estuvo “solo” tres años fuera de la categoría, los mismos que Pedro de la Rosa, Karthikeyan vió pasar cinco años entre su última carrera de Fórmula 1 con Jordan, en China 2005, y su primera con Hispania en 2011, en Malasia (recordemos que no se clasificaron los Hispania en Australia).

Por lo tanto, Narain viene de estar cinco años fuera de la categoría reina, pilotando otro tipo de vehículos y volviendo a adaptarse a algo a lo que, estoy seguro, ya no contaba con volver a pilotar. Además, habiendo disputado una sola temporada antes de estar con Hispania, la temporada 2011, con todos sus cambios de reglamentación, neumáticos y demás, era casi una temporada de debut para el indio; y a esa edad un debutante no puede destacar por nada bueno.

A pesar de ello, creo poder afirmar que Karthikeyan es un piloto agresivo, basándome en su época de Jordan y en momentos concretos en los que le hemos visto batallando con el Hispania / HRT contra sus rivales. Cualquier otro piloto quizás lucharía con menos fuera o con menos convicción, pero carrera tras carrera sigue atacando como si no hubiera mañana, a pesar de estar siempre en la cola. ¿Por qué razón? Seguramente no conoce otra forma de enfocar las carreras, y en cierta manera eso le honra.

Su mejor punto sea probablemente ese. El tesón que le ha llevado a volver a la Fórmula 1 cuando ya nadie le consideraba ni remotamente para un volante. Su punto más negativo es seguramente la falta de velocidad que está demostrando desde su vuelta y que solo en carreras muy concretas ha dejado de estar presente. Como un buen ejemplo, recalcar su buen hacer en la India el año pasado, en casa y en un circuito en el que todos partían con igualdad de condiciones.

En Motorpasión F1 | El pilotaje de los pilotos de la Fórmula 1 actual: presentación, El pilotaje de los pilotos de la Fórmula 1 actual: “El estilo Conservador”, El pilotaje de los pilotos de la Fórmula 1 actual: “El estilo Preciso”, El pilotaje de los pilotos de la Fórmula 1 actual: “El estilo Moderno”, El pilotaje de los pilotos de la Fórmula 1 actual: “El estilo Duro”

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

4 comentarios