El Safety Car marcó las diferencias en Valencia. Bandera a Cuadros GP de Europa 2010

Síguenos

El podium del Gran Premio de Europa 2010

Supongo que la mayoría de vosotros ya sabéis lo poco que me gustó la carrera del pasado domingo (venir de la mejor carrera del año en Canadá tampoco ayudó demasiado), y en especial lo que pienso de todo lo que pasó desde la desafortunada salida del Safety Car en adelante, pero no por ello dejaré de hacer mi particular análisis de lo que pasó en la pista valenciana durante el pasado Gran Premio de Europa.

De entrada, y cuando parecía que el sorpresón de no ver en la pole a un Red Bull podría repetirse, todo volvió a la normalidad, y especialmente al volver a marcar Sebastian Vettel el mejor tiempo. Sin embargo, el doblete de Red Bull al frente de la parrilla no era especialmente preocupante, pues ya es sabido que la increíble superioridad que suelen demostrar en calificación no se ve reflejada en los mismo términos en carrera. Fernando Alonso, cuarto, podría dar guerra si salir por el lado sucio de la pista no le afectaba demasiado.

Y no, salir por el lado sucio no afectó a Fernando, pues no sólo no perdió ninguna posición, sino que a punto estuvo de aprovechar el toque entre un agresivo Hamilton y Vettel para colarse primero. A Webber lo perdimos en la misma salida, y desapareció por completo de la carrera, mostrándonos el lado más irregular del australiano y por el que mucho dudan que al final de temporada esté luchando por el título.

Todo estaba dispuesto para una carrera preciosa y emocionante: Sebastian Vettel al frente pero sin escaparse como lo hubiera hecho a principio de temporada, Lewis Hamilton por detrás conduciendo un coche tocado en su ala delantera, y Fernando Alonso sacando lo mejor de un F10B que tenía una pinta estupenda y que podía comerse al McLaren de Hamilton en cualquier momento… cuando Webber decidió recordar qué se siente al volar a toda velocidad con un coche de carreras.

El polémico Safety Car en el Gran Premio de Europa 2010

Desde mi punto de vista, la maniobra de Webber estuvo totalmente fuera de lugar, teniendo en cuenta que lo de delante era un Lotus, que hubiera pasado sin ningún problema unas curvas más tarde. No sé si Kovalainen frenó muy pronto o Webber muy tarde (probablemente una combinación de los dos), pero el vuelo del australiano fue realmente espectacular, y mostró al mundo entero lo que significa seguridad en un circuito del siglo XXI.

Y entonces apareció el Safety, justo delante de la cada vez más interesante pelea entre Hamilton y Alonso, y la gran carrera que nos esperaba finalizó en ese preciso instante. Hamilton decidió que le interesaba que cambiaran la penalización por adelantar al Safety Car, y con esa finalidad decidió adelantarlo y dejar cualquier posibilidad de victoria de Fernando estancada tras el motor Mercedes del coche equivocado.

En este punto me tomo la libertad de ahorrarme volver a rajar sobre todo lo ocurrido durante y tras el Safety Car, y pasando por completo de la mayor parte de cosas que no pasaron en pista desde entonces, intentaré destacar algunas cosas que, pese a todo, creo que son interesantes puntos de debate.

De entrada, destacar que Jenson Button volvió a beneficiarse de una situación revuelta en pista. Si realmente lo hace a conciencia, es un maestro en este tipo de situaciones, y si es suerte, que siga religiosamente sus rutinas y supersticiones, porque sin duda hace algo que funciona a la perfección.

Kamui Kobayashi en el Gran Premio de Europa 2010

Pero si se tiene que destacar la carrera de un piloto, sin duda es la de Kamui Kobayashi. ¡Por fin volvimos a ver al Kobayashi que nos encandiló en sus pocas carreras con Toyota! Su decisión de no parar a cambiar neumáticos con la entrada del Safety resultó reportarle unos interesantes dividendos, e incluso por un momento pensé que podría intentar la de Schumi en el GP de Gran Bretaña de 1998 : mantener la posición tras cruzar la meta por el carril de boxes, tras haber cambiado de gomas, claro. No lo tengo muy claro (tampoco que el box de Sauber estuviera antes de la línea de meta), pero supongo que eso no se debe poder hacer. Aunque bueno, si se pudiera, ya lo prohibirán cuando lo haga Hamilton.

La parte negativa del carrerón de Kobayashi fue, nuevamente, lo que duran los neumáticos Bridgestone. Kobayashi entró casi por obligación, pero pudimos comprobar nuevamente como los neumáticos podrían haber aguantado toda la carrera sin excesivos problemas. Lo vivido en Canadá, por desgracia, será la nota discordante en una temporada en la que las gomas aguantan demasiado. Eso sí, cabe decir, a favor de Bridgestone, que cuando montó las blandas se evidenció la diferencia que realmente había entre éstas y las duras usadas de la mayoría, especialmente en las frenadas. Gracias a esas gomas blandas, Kobayashi pudo ganar dos posiciones en una última vuelta con el cuchillo entre los dientes.

Acabaré con los breves: Michael Schumacher estuvo desaparecido en combate, como parece que está también Mercedes; genial fin de semana para Williams, que se merece estar arriba más a menudo; sensacional también el rendimiento de los Renault, ¿serán el cuarto equipo en discordia a partir de ahora?; gran carrera de Sebastien Buemi, que se va entonando poco a poco; y para terminar con buen sabor de boca: estupendo papel en carrera de Pedro De La Rosa, que para una vez que le sonríe un poco la suerte en pista, viene la FIA y le quita el punto (no valoraré la sanción multitudinaria de 5 segundos para no hacer más sangre…).

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

50 comentarios