Especial historia del GP de Brasil: Interlagos y Jacarepaguá (Parte 2)

Sigue a Motorpasión F1

Pace & Fitipaldi

En la primera parte de este especial sobre la historia del Gran Premio de Brasil, mencionamos detalles sobre la construcción del circuito de Interlagos en su versión original de 7,96 km (actualmente el recorrido es de 4,309 km), el furor generado en Brasil por Emerson Fittipaldi, y la primera carrera de Fórmula 1 llevada a cabo en ese país, un Gran Premio fuera del calendario oficial que fue ganado por el argentino Carlos Reutemann.

Dado el éxito logrado en esta primera prueba extraoficial, Brasil obtuvo un Gran Premio oficial en 1973. El 11 de febrero de ese año, se llevo a cabo el primer GP de Brasil que otorgaba puntos para los campeonatos (pilotos y constructores). Ganó Emerson Fittipaldi (Lotus-Ford), desatando la locura entre los aficionados, aumentando más aún la fiebre por la Fórmula 1 en ese país. Jackie Stewart (Tyrrell-Ford) y Denny Hulme (McLaren-Ford), completaron el podio.

Interlagos y Jacarepaguá, San Pablo y Río

En 1978, la cita brasileña del calendario se trasladó al circuito de Jacarepaguá, en Río de Janeiro, aunque regresaría a Interlagos al año siguiente. Sin embargo, el circuito de Río albergó el Gran premio durante casi una década: de 1981 hasta 1989. Fue en Río donde Nelson Piquet, con su Brabham-BMW, se convirtió en el tercer brasileño en ganar una carrera en el país en 1983; hazaña que repitió tres años después, esta vez a bordo de un Williams-Honda, y con el Lotus-Renault de Ayrton Senna en segundo lugar. En aquel uno-dos brasilero, Jacques Laffite, con su Ligier-Renault, completó el podio.

Senna y Piquet

Entre tanto, en 1985 el autódromo de Interlagos pasó a llamarse oficialmente José Carlos Pace en honor al piloto brasileño muerto a los 32 años en un accidente de aviación en 1977. Pace había obtenido su única victoria en Fórmula 1 precisamente en el circuito paulista, en el GP de Brasil de 1975 a bordo de un Brabham-Ford BT44B.

Pero volviendo a Río, el final de la década de los ochenta coincidiría con el cierre de la etapa “carioca” del Gran Premio: el 26 de marzo de 1989, Nigel Mansell a bordo de un Ferrari se quedó con el honor de ser el último vencedor en un Gran Premio de Brasil de Fórmula 1 disputado en Jacarepaguá.
Nigel Mansel

Por entonces, el alcalde de San Pablo Luiza Erundina, inició una importante reforma en el circuito de Interlagos para adecuar el circuito a las nuevas exigencias de la FIA y poder así volver a acoger el Gran Premio de Brasil. Estas reformas contaban con el apoyo de Piero Gancia, por entonces presidente de la CBA (Confederação Brasileira de Automobilismo). Al año siguiente, otro Ferrari –esta vez el de Alain Prost– lograría la victoria en el remodelado circuito Carlos Pace de Interlagos, iniciando una nueva etapa que dura hasta hoy.

Continuará con la última parte…

Vía | Tazio.com.br

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

12 comentarios