Sigue a

Jody Scheckter 1977 Wolf

De nuevo nos plantamos ante un fin de semana de gran premio que no tiene demasiada historia en la Fórmula 1. El Gran Premio de India se disputó por primera vez el año pasado y por lo tanto no hay carrera histórica a comentar. Por ello, tal y como sucedió la última vez, trataremos una carrera histórica de un país que no tiene gran premio en la Fórmula 1 actual. Se trata del Gran Premio de Argentina de 1977, con victoria de Jody Scheckter y el Wolf, en su primera carrera.

El título, como algunos se habrán fijado, es la célebre frase de Julio Cesar, aunque en inglés, tal y como corresponde a un equipo eminentemente canadiense. Así es como podemos describir sus inicios en la Fórmula 1. A fin de cuentas, estamos hablando de un equipo que venció el primer gran premio de Fórmula 1 en el que tomó parte, en Buenos Aires. Más exitos les esperaban esa temporada y excepto el Gran Premio de Japón, todas las carreras que Scheckter terminó, lo hizo en el podio.

Argentina supone el inicio de campeonato de 1977. Es la primera semana de enero y todas las miradas están puestas en el nuevo equipo de Fórmula 1 que participará en 1977. No llamaría la atención a nadie de no ser por el piloto fichado; Jody Scheckter. El surafricano tiene fama de piloto muy agresivo y poco calculador, pero también es rápido y el circo de la Fórmula 1 lo sabe. ¿Qué garantías le habrán dado para atraerle? Está claro que no disponen de demasiados medios, pues Wolf tiene solo un coche.

Reutemann Lauda Argentina 1977

En la sesión clasificatoria, nada sorprendente; James Hunt marca la pole position con John Watson completando la primera fila. Quizás sorprender ver a los Ferrari en cuarta y séptima plaza. En cuanto al Wolf-Cosworth de Scheckter, undécimo. Nada espectacular, pues, aunque para un equipo nuevo, no está nada mal tampoco. La carrera será otra historia. Los McLaren empezaron dominando la carrera, con Jochen Mass en primera posición, y James Hunt luchando por las posiciones preferentes.

Pero pronto Mass sufriría una salida de pista causada por un problema en el motor, y tres vueltas después la suspensión de Hunt cedió y tuvo que retirarse. También tuvo problemas de suspensión Watson con el Brabham, que decidió bajar el ritmo y dejó pasar a su compañero de equipo, Carlos Pace, que heredó el liderato de la prueba. A medida que se acercaba el final de carrera, el calor en el interior del Brabham era infernal, y no pudo defenderse de los ataques de Scheckter y Mario Andretti con el Lotus.

Pero Andretti se vió obligado a abandonar por un problema con una tuerca. Esto situaba a un Carlos Pace con muchos problemas de ritmo en segunda posición e incapaz de discutirle el liderato a Scheckter. El motor Alfa Romeo de 12 cilindros daba demasiado calor a un piloto que se las veía y se las deseaba para finalizar el gran premio. Al final sería segundo, obteniendo el que fué su último podio en la Fórmula 1, antes de morir en un accidente de aviación al cabo de dos meses.

Carlos Pace 1977 Argentina

El héroe local Carlos “Lole” Reutemann es quien completó el podio en un fin de semana sin demasiado brillo para Ferrari, puesto que su paladín, Niki Lauda, tuvo que retirarse tras veinte vueltas por un fallo en el sistema de bombeado de la gasolina. Al menos se llevaban el consuelo de haber marcado más puntos que los teóricos rivales para el título de McLaren. Poco se imaginaban que el piloto más cercano a los monoplazas de Maranello iba a ser, precisamente, el vencedor de esa carrera.

Emerson Fittipaldi con el coche del equipo de su hermano Wilson fue cuarto, mientras que curiosamente la quinta posición fue para Mario Andretti a pesar del abandono, producido a tan solo dos vueltas de la conclusión. Clay Regazzoni terminó en sexta posición, siendo el último piloto que pasó por meta, a dos vueltas del vencedor, aunque Vittorio Brambilla fue clasificado en séptima posición tras haber abandonado a tan solo cinco vueltas del vencedor (la normativa clasifica a todos los pilotos que hayan completado al menos un 90% de la distancia de carrera).

Esto significa que tan solo cinco pilotos completaron lo que acabó siendo una verdadera carrera de resistencia en miniatura, de 100 minutos de duración. La alegría en el box del equipo propiedad de Walter Wolf no podría ser mayor. Orgullosamente luciendo la bandera canadiense en el monoplaza y en su mono, Jody Scheckter lo celebraba. Parece cosa del destino que su título en la Fórmula 1 tuviera que llegar con un cierto canadiense como compañero de equipo…

Jody Scheckter 1977 Argentina celebración

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

6 comentarios