Gran Premio de China 2007: ¿entrada a boxes traicionera o error de novato?

Síguenos

Podio GP China 2007

Algunas de las carreras que comentaremos antes de cada gran premio de esta temporada son carreras legendarias, con protagonistas distintos a los actuales y máquinas que poco se parecen a las de hoy. Pero también hay otras carreras más modernas. Tanto, que de hecho esta ya la comentamos por aquí en su día. En efecto, hablo del Gran Premio de China de 2007. Dudo que haya alguien que no se acuerde de esa carrera, ¿verdad?

Pongámonos en situación. A dos carreras del final, Lewis Hamilton cuenta con 107 puntos, contra los 95 de Fernando Alonso y 90 de Kimi Raikkonen. Todo el circo de la Fórmula 1 tiene asumido que Lewis Hamilton conseguirá lo que nadie había conseguido nunca; ganar el título en su primera temporada en la categoría. Solo con quedar delante de Fernando Alonso, con quien lleva todo el año luchando por la supermacía interna, tiene suficiente.

Siempre que Kimi Raikkonen no le reste siete puntos, claro. Pero eso no puede pasar, sobretodo después de que el británico consiga la pole position, una pole que puede valer un título. Esos 12 y 17 puntos de ventaja son un colchón muy cómodo. Pero en la Fórmula 1 ha quedado demostrado a menudo que la realidad supera a la ficción, y de largo. Lo que está por suceder en el circuito de Shangai no se lo espera nadie.

Kimi Raikkonen China 2007

La pista estaba ligeramente mojada, y los neumáticos a usar eran los intermedios. Las posiciones no sufren ningún cambio espectacular, y Hamilton se mantiene en el liderato. Pero la pista se seca, y los neumáticos del británico se están degradando a marchas forzadas. El equipo decide mantener la estrategia original, aún teniendo el neumático trasero derecho literalmente en las lonas, y eso le cuesta ser adelantado por Kimi Raikkonen en la horquilla que sigue la recta de atrás.

Ningún problema; en esos momentos aún es campeón del mundo. De hecho, estoy seguro que en McLaren tenían ya camisetas especiales preparadas para la ocasión. Pero el número dos entra en boxes en esa misma vuelta, la 31. En el momento de hacer el giro a la izquierda que caracteriza la entrada a boxes en el circuito chino, Lewis Hamilton se sale de pista. Los millones de espectadores que ven esta acción en directo no dan crédito a lo que sus ojos les muestran.

Lewis Hamilton, quizás el mejor novato que ha habido nunca, el chico que le podía (con ayuda de un equipo que bebe los vientos por él) ganarle a todo un bicampeón como Fernando Alonso, se ha salido de la pista a poca velocidad, entrando en boxes. El comisario intenta ayudarle a salir, pero es inútil. El coche está atascado y no puede ser recuperado. De aquí nacerán bromas como el famoso “San Ganchao”, pero lo cierto es que Lewis ha perdido la oportunidad de sentenciar el título.

Lewis Hamilton China 2007

Claro que si sus rivales no acaban, será campeón de todas formas. Al final, nada más lejos de la realidad; Kimi Raikkonen obtiene la que acaba siendo la victoria número 200 para Ferrari, con Fernando Alonso en segunda posición. La diferencia de 17 y 12 puntos sobre Raikkonen y Alonso se ve reducida a 7 y 4, respectivamente. Ahora Lewis está obligado a realizar una buena carrera en Brasil. Pero no lo hará, y lo demás es historia, con Kimi Raikkonen obteniendo un título contra todo pronóstico.

Alegría para todos; o al menos para los fans de Kimi Raikkonen, los tifossi, los seguidores de Fernando Alonso y muchos seguidores de la Fórmula 1 en general. Lewis empezó la temporada cayendo muy bien, pero pronto sus palabras comenzaron a ser equivocadas, y el joven piloto de McLaren aprende que en la Fórmula 1 nunca puedes dejar de dar lo mejor de tí mismo, porque estas cosas pueden suceder. Ya lo decía el legendario Murray Walker; cuando en la Fórmula 1 puede suceder algo, normalmente lo hace.

Volviendo a la carrera, y en una de esas curiosidades que vemos solo en la Fórmula 1, hay que hacer mención especial a un hecho interesante. En una carrera donde Lewis Hamilton se equivocó como pocas veces lo ha hecho alguien, donde Kimi Raikkonen reanimó sus opciones por el título y donde Fernando Alonso sonrió, la cuarta posición es para cierto simpático joven alemán, subido a un coche patrocinado por cierta marca de bebidas energéticas.

Sebastian Vettel China 2007

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

31 comentarios