Gran Premio de Japón 1990: el título se decide entre polémica y Brasil vive un día glorioso

Sigue a

Salida Suzuka 1990

La Fórmula 1 llega al Gran Premio de Japón de 1990 con el título por decidir. Después de la polémica de la temporada 1989, Alain Prost está en Ferrari mientras que Ayrton Senna sigue en McLaren. Pero la historia se repite; Suzuka será decisivo para el título por cuarto año consecutivo, tercero entre estos mismos pilotos. Senna tiene 9 puntos de diferencia sobre Prost, a falta de dos carreras, y por como funcionaba el sistema de puntuación de entonces, el francés necesita un primer puesto y un segundo puesto, mientras que Senna tiene suficiente con un segundo puesto para ganar.

Los líos empiezan ya antes de la carrera, cuando Ayrton pide que la pole position esté en el lado limpio de la pista; el exterior. Normalmente la pole position se sitúa en el interior, para dar ventaja a quien marca el mejor tiempo de cara a la primera curva. Las sospechas de Senna se confirman cuando, saliendo por el lado que más goma tenía de la pista, Prost se sitúa en cabeza por delante del brasileño. Lo que sigue lo sabemos todos y lo hemos visto mil veces. El McLaren-Honda rojiblanco llevándose por delante deliberadamente al Ferrari.

La Fórmula 1 vuelve a tener la polémica como protagonista principal, entre sus dos más grandes campeones del momento. Se acepta tácitamente la acción de Senna como “revancha” por lo que sucedió en 1989, a todas luces injusta decisión en su contra. Quizás el orden de los títulos debió haber sido distinto, con Senna campeón en 1989 y Prost en 1990. Pero habrá tiempo después de la carrera para pensar en todo eso. El campeonato está decidido, pero sin los dos mejores pilotos, la carrera está más abierta que nunca.

Accidente Prost Senna Suzuka 1990

En la vuelta siguiente al ya histórico accidente, Gerhard Berger se sale de la pista, dejando a Nigel Mansell en solitario como líder y único piloto de ganar la carrera. Esto es, hasta que llega mitad de carrera y la transmisión del británico, que anunció ese mismo fin de semana que se iba a Williams, a pesar de haber anunciado previamente su retirada, dijo basta. Con los dos Ferrari y los dos McLaren fuera, hecho que no había sucedido en toda la temporada, en cabeza queda Nelson Piquet con el Benetton-Ford.

A nadie se le escapa que el chasis del equipo del brasileño es bueno, pero el motor Ford no da la suficiente potencia como para luchar con los mejores. Aún así, esa menor potencia se traduce en menor desgaste de neumáticos, hasta el punto que en 1990 es tradicional la estrategia de Benetton de no parar en los boxes. Esta táctica servirá no solo a los dos Benetton, que lograrán el doblete en la carrera, sino también al tercer clasificado, pero no avancemos acontecimientos.

Tras el abandono de Mansell, la primera posición es para Piquet, mientras que la segunda es para su compañero de equipo, compatriota y amigo, Roberto Moreno. “Pupo” contaba hasta ese momento con ocho carreras disputadas sobre 33 intentos, con un solo punto en su palmarés, aunque también es cierto que nunca contó con buen material. Cuando Alessandro Nannini tuvo un accidente de helicóptero que le alejó para siempre de la Fórmula 1, Piquet recomendó a Flavio Briatore que subiera a Moreno al coche, y el italiano aceptó.

Aguri Suzuki GP Japón 1990

Pero aún más sorprendente era la tercera posición que al final se transformó en podio de Aguri Suzuki con el Larrousse-Lamborghini que tenía hasta el momento tan solo siete puntos, siendo tan solo dos de ellos propiedad del piloto local. Terminando la carrera así, Brasil se encontró de golpe con Ayrton Senna coronado de nuevo como campeón del mundo, pero también con la victoria del veterano Nelson Piquet y segundo puesto de Moreno. No podría haber sido mejor para ellos.

Los japoneses tuvieron también un buen día, pues al podio de Suzuki hay que añadir el hecho que Honda ganó el título de marcas como motorista de McLaren también en Suzuka, su ídolo Ayrton Senna se llevó el título de pilotos y Satoru Nakajima obtuvo el punto de honor en casa. En medio de todo este meneo, en cuarta y quinta posición, los dos Williams de Thierry Boutsen y Riccardo Patrese, que nada podían hacer por evitar que Benetton les adelantara en el campeonato de equipos.

Podio GP Japón 1990

Tras este podio tan peculiar en una carrera que decidió el mundial de forma que pasará a los anales de la historia, en Australia al cabo de dos semanas Nelson daría otra demostración de talento, aprovechando los problemas de Prost y Senna pero defendiéndose como un león de Nigel Mansell, quien no pudo adelantarle a pesar de ser más rápido en los compases finales. Terminó así una temporada de 1990 que casi casi podría haberse cerrado en, como no, Suzuka.

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

15 comentarios