Mark Webber se suma a la pelea. Bandera a Cuadros GP de España 2010

Sigue a

Salida del GP de España 2010

Una de las grandes incógnitas del fin de semana, a parte de la de conocer dónde estaba cada escudería tras la llegada del primer paquete de mejoras, era saber si veríamos una carrera poco movida como suele suceder en el Circuit de Catalunya, o por el contrario, las nuevas reglas nos traerían algo más de acción en un Gran Premio tradicionalmente falto de ella.

Pese a los subidones puntuales de adrenalina causados por los dos incidentes más significativos de la carrera dominical (la salida de pista de Sebastian Vettel y el accidente final de Lewis Hamilton), diría que la carrera fue más de lo mismo en este trazado, con algunos atisbos de emoción tras las primeras paradas en boxes (cómo no), y durante la bonita batalla entre el renacido Michael Schumacher y Jenson Button. Al final, y como viene sucediendo en los últimos 10 años en el Gran Premio de España, el hombre de la pole se llevó la carrera.

Me pararé un momento en esa magnífica lucha que nos regalaron los dos campeones del mundo, uno defendiéndose a muerte, Schumi, y el otro intentando atacar por activa y por pasiva, Button. Por desgracia, esta lucha fue muy intensa durante unas vueltas, en las que Jenson intentaba de todo: trazadas diferentes, meterse en alguna frenada, ganar la partida saliendo de alguna curva… pero todos los ataques eran neutralizados por Michael.

¿Tan diferente era este Michael del que se merendaron casi todos los favoritos en el pasado Gran Premio de China como si se tratara de un doblado? Bueno, quizás el nuevo chasis de su Mercedes le permitiera pilotar mucho más a su gusto que en las cuatro primeras carreras, pero yo no creo que estemos todavía ante el Michael Schumacher que la mayoría esperamos. Llegará, seguro, pero todavía está lejos.

Entonces, ¿cómo es posible que le costara tanto a Jenson Button adelantarle, hasta el punto de tirar la toalla, considerando que su McLaren era mucho más rápido que el Mercedes y que disponía del tan alabado F-Duct para intentar pasar a Michael precisamente en el único punto posible en el Circuit, su larga recta de más de 1 km? En cualquier caso, lo hemos visto muchas veces en las batallas en el Circuit: o la diferencia entre coches es abismal (aunque sólo se aprecie en la recta), o hay que arriesgar muchísimo para adelantar, algo que no parece entrar en los planes de Jenson Button, y puede que por eso sea actualmente el líder del Mundial.

Michael Schumacher en el GP de España 2010

Sin dejar todavía a Michael Schumacher, uno de los grandes protagonistas del GP con su cuarta plaza, me sorprendió, más que su gran actuación, el pobre rendimiento mostrado por Nico Rosberg. El joven alemán se vio superado por primera vez en calificación y carrera por el heptacampeón, pero tengo la sensación que no fue sólo por el paso adelante del kaiser, sino también por un pequeño paso atrás de Nico. No creo que Mónaco sea el circuito adecuado para evaluar si la tendencia a partir de ahora va a seguir en esta línea, pero si así fuera, creo que retomaremos este tema a mitad de campeonato, si no antes.

Y hablando de superar a compañeros de equipo, ¿qué me decís de la carrera de Mark Webber? Con toda seguridad, es la carrera en la que he visto al Webber más aplastante desde que debutó con un Minardi puntuando en su Australia natal. Y eso que Webber siempre ha tenido fama de machaca-compañeros, aunque con Sebastian Vettel al lado se nos haya olvidado. En un circuito como el de Catalunya, que todos se conocen a la perfección, Vettel no ha podido doblegar a Webber ni en calificación ni en carrera, y no sólo eso, sino que el ritmo del australiano le resultó inalcanzable, viéndose superado incluso por el McLaren de Lewis Hamilton.

Sin embargo, y pese a la exhibición de Webber, dudo que nadie lo vea todavía como un candidato a luchar por el título, aunque a poco que gane en consistencia, estar encima de un RB6 le debería bastar, por lo menos, para no perder el tren de la lucha hasta el final. Que un Red Bull se haya llevado la quinta pole de la temporada (¡¡todas!!) es muy significativo de la maravilla que ha vuelto a diseñar Adrian Newey, y reconozco que el sábado me fui a casa con la misma sensación que allá por el año 1998, en el que los arrasadores MP4-13 diseñados por el mismo genio amenazaban con un doblete insultante (como sucedió al final).

Mark Webber y Fernando Alonso en el GP de España 2010

Pero esta vez el doblete no fue posible, en parte por el fallo de Sebastian Vettel (que gracias al trenecito formado por Schumi no le costó tan caro), pero en otra muy importante por la sensacional carrera (hasta el accidente) de Lewis Hamilton. El ritmo de carrera del inglés fue realmente increíble, demostrando que McLaren tiene mucho que decir en este Mundial, pero de nuevo su carrera vino marcada por un polémico adelantamiento y un accidente con un neumático implicado. Sobre cómo pasó a Vettel, no me gustó demasiado la maniobra en directo, pero viendo la repetición, y sabiendo que estamos en Montmeló, y que para adelantar hay que arriesgar algo, entiendo que Hamilton no podía quedarse estancado detrás del Virgin (que es el que la lía). Además, se demostró posteriormente que tenía un ritmo superior a Vettel. Puede que por ese ritmo infernal o por otras causas aún por conocer, su goma delantera izquierda dijo basta cuando le quedaba nada para apuntillar una gran carrera, y sus opciones en este Mundial van perdiendo enteros tal y como están las cosas.

Y cerraré el Gran Premio de casa hablando de los de casa. Fernando Alonso no tenía coche para ganar, y a duras penas para lograr un podium, pero su consistencia y el no tirar nunca la toalla le permitieron aprovechar la salida de Vettel y el accidente de Hamilton para conseguir una segunda posición que sabe a victoria y que es de las que valen su peso en oro al final de temporada. Jaime Alguersuari hizo una de las mejores salidas que recuerdo últimamente, con un buen par de …, y luego se marcó un adelantamiento sobre Nico Hulkenberg frenando por el exterior que bien le valen para que se siga hablando, y mucho, de él. El puntito que se llevó al final fue merecidísimo, pese a su error doblando al intocable Chandhok. Y Pedro… mejor no hablar, porque yo también estaba muy ilusionado con poder verlo en los puntos (sobre todo, después de su 6º tiempo en la Q2), pero la cosa fue peor imposible. Una lástima, pero tenemos Mónaco a la vuelta de la esquina para resarcirnos.

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

4 comentarios