¿Por qué no se considera a Jenson Button una de las estrellas de la F1?

Sigue a

Jenson Button


Tres victorias en la temporada 2011. Canadá, Hungría y Japón. Jenson Button se ganó a pulso el subcampeonato del mundo de Formula 1 y es el piloto que ha podido plantar cara a Sebastian Vettel, eso si, desde la distancia objetiva de más de 100 puntos. Ahora mismo es de los cuatro mejores pilotos de la parrilla y, a riesgo de parecer un poco exagerado, me parece el más inteligente de la parrilla actual.

Mi pregunta inicial es muy sencilla, Button lo tiene todo para ser una superestrella de la Formula 1. Tiene talento natural, tiene una técnica muy depurada, un control sobre su coche que llega a cotas muy, muy altas y además tiene carisma. Lo leí en alguna parte hace tiempo, Jenson Button tiene todas las características clásicas de los grandes campeones, ¿por qué no llega a la categoría de estrella?

Jenson Button
Puntualicemos: me refiero a estrella en el sentido de ser capaz de generar ríos de tinta china, electrónica o de boli Bic. Un Lewis Hamilton, un Kimi Raikkonen, nos vamos más lejos y decimos un Ayrton Senna. Pilotos, personajes capaces de acaparar toda la atención mediática nada más pisar el circuito. Pilotos que son referente para muchos. Se me hace complejo explicar lo que entiendo por estrella, pero la idea es esta: Jenson Button se está ganando el respeto a base de trabajo y su discreción, y durante toda su dilatada carrera en la Formula 1 cocinó a fuego lento su status actual.

Jenson Button no será considerado una estrella porque hoy se valoran otras facetas para ser el más mediático. Cuanto más marrullero o cuanto más conflictivo fuera de la pista es un piloto, más atención recibe. La discreción, la educación o la inteligencia tienen un lugar más apartado del ideal mediático. En otros tiempos era al revés, la inteligencia y la finura eran lo más destacable de un piloto, y hablamos por ejemplo de Jim Clark. Entre medias pasaron muchas cosas, obviamente, y ya sabemos que tiempos pasados no tienen por qué haber sido mejores en ciertos sentidos.

Por todo esto estoy convencido de que Jenson Button no tiene ese status extraoficial de estrella mundial de la F1. Todos sus logros los consiguió “a fuego lento”, pasó años sin pena ni gloria mediática a pesar de que su talento y habilidades se conocían en el mundillo. Reconozco personalmente mi falta de fe en Jenson Button en sus años previos a Brawn GP, cuando pasó de promesa a bluff eclipsado por otras estrellas más rápidas. Y eclipsado por la promesa de Lewis Hamilton.

Jenson Button
Hoy podemos decir que en 2011 Jenson Button se consolidó y dio un pequeño baño a la estrella emergente, colocándose en un lugar que le pertenece por derecho propio. Os dejo con una perla impresionante, una visión clarividente que me dejó helado cuando la leí:

En medio de toda la locura mediática que se desarrolló en torno a Lewis, otro altamente talentoso piloto británico de repente parece haber sido hundido en las sombras. Mientras su joven compatriota prosperaba en la parte delantera de la parrilla, Jenson Button sufría con un coche menos competitivo. Hoy Jenson todavía sigue teniendo un extremado talento y, si cualquiera de los pilotos punteros tiene un pequeño resbalón, entonces no hay ninguna duda en mi mente de que, dada la oportunidad, dará el paso y ocupará el cockpit de un McLaren o un Ferrari y será instantánemente competitivo, llevándose pole positions y ganando carreras. Espero que esa oportunidad llegue.

Este extracto pertenece, como deberíais sospechar, a uno de mis libros de cabecera, Winning is not enough de Sir Jackie Stewart, publicado por primera vez en 2007 (página 500). En 2007 ya hubo palabras escritas por un experto en la F1 que definían al Jenson Button de 2009, 2010 y 2011. Tendríamos que haberlo leído entonces. Señoría, no hay más preguntas…

En Motorpasión F1 | Resumen Formula 1 2011: Jenson Button, del éxito a la consolidación

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

27 comentarios