Según Paul Hembery, el estrecho margen de uso de los Pirelli se debe a que su coche de pruebas es de 2010

Sigue a

Pirelli Renault F1 2012 Jaime Alguersuari

Los neumáticos que montan los Fórmula 1 esta temporada han sido la polémica del año, con mucha gente criticando abiertamente el trabajo del actual proveedor. Pirelli responde a través de Paul Hembery, que explica que el estrecho margen de uso de los Pirelli se debe a que su coche de pruebas es de 2010. El británico explica que los coches han cambiado demasiado en dos años y que por ello los neumáticos de hoy en día se comportan así.

La realidad es que los datos que recogen con el Renault de 2010 no se corresponden con lo que después sucede en la pista con los monoplazas de 2012, y ello se debe a las diferencias en cuanto a normativa aerodinámica. La disposición aerodinámica ha cambiado demasiado y eso implica que la energía que reciben los neumáticos traseros y delanteros cambia por completo. Claro que tampoco hay demasiadas opciones, a parte de la actual.

Esto lo saben en Pirelli y Hembery dice que seguirán probando con el Renault de 2010 pues es la única opción que tienen. Además, aprovecha para lanzar un dardo envenenado, aunque totalmente cierto, para los equipos. La última vez que tuvieron que ponerse de acuerdo para ver qué coche probaba Pirelli, les costó 18 meses, por lo que explica que no espera que se pueda cambiar el monoplaza actual. Al menos no en un corto periodo de tiempo.

Finalmente, menciona que lo ideal sería tener un coche de 2012, aunque para ello los equipos tendrían que ponerse de acuerdo, algo que no va a suceder, evidentemente. Finalmente, Hembery comenta que el problema es que los parámetros para los neumáticos de estas prestaciones son muy precisos y, por lo tanto, incluso un pequeño cambio en el coche podría ser crucial, así que dos años de desarrollo y cambio de normativas es aún peor.

Vía | Motorsport.com

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

21 comentarios