La IndyCar podría incluir citas dobles en su calendario 2013

Sigue a

IndyCar en Texas 2012

Una de las ideas favoritas del actual máximo responsable de la IndyCar Series, Randy Bernard, podría verse al fín materializada la próxima temporada, según explica la revista británica Autosport en su edición de esta semana: el calendario del certamen norteamericano puede que incluya un par de citas dobles el año que viene, que se celebrarían casi con total certeza en óvalos.

Los más aficionados al campeonato estadounidense de monoplazas sin duda recordarán la cita doble que la IndyCar ya celebró la temporada pasada en Texas (coincidiendo curiosamente con las 24h de Le Mans, todo un regalo para los noctámbulos), si bien en aquel momento se trató de dos carreras más cortas, con inversión total de parrilla en la segunda manga y menor puntuación. En este caso, la idea sería celebrar dos carreras “tan válidas” como cualquiera de las que conforman el resto del campeonato.

La medida trataría de incentivar la asistencia a los óvalos, donde los registros de espectadores han caído de forma estrepitosa, con la honrosa y obvia excepción de las 500 Millas de Indianápolis, además de volver a dar a los circuitos norteamericanos por excelencia su sitio en el campeonato después de que su presencia haya disminuido progresivamente desde la reunificación IRL-ChampCar en 2008.

De este modo resolverían un problema crónico: el hecho de que cada vez más óvalos sean propiedad de ISC, en manos de la familia France, fundadores de la Nascar, lo cual complica la llegada de la IndyCar a estos trazado. Además este tipo de citas premiaría además a los escasos propietarios de circuitos que se han mantenido fieles a los monoplazas.

Otro de los rumores recurrentes al respecto de las citas dobles, si bien no es nombrado por Autosport, es la de celebrar una prueba en óvalo y otra en circuito rutero el mismo fin de semana. Dado que los monoplazas de la IndyCar usan kits aerodinámicos y reglajes totalmente distintos debido a los peraltes, sería difícil ver una cita así en un óvalo permanente, pero sí cabría la posibilidad de verlo en un circuito rutero adaptado (a imagen y semajanza del óvalo que montó la CART en Jacarepaguá a finales de los noventa) o en una pista de aeropuerto como las de Edmonton, ya presente en el calendario, o Cleveland, de cuya vuelta se habla año tras año.

Vía | Autosport (edición impresa)

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

1 comentario