Síguenos

Lotus IndyCar 2013


Se acabó. Lotus Cars y la IndyCar Series llegaron al fín a un acuerdo para que la marca británica abandonase su lamentable participación en el certamen americano la próxima temporada, tras arrastrar el legado de Colin Chapman durante una temporada por mediación del anémico propulsor desarrollado por Judd, en uno de los muchos descabellados proyectos ideados por Dany Bahar.

No es ninguna noticia: desde que en mayo Lotus liberó a prácticamente todos sus equipos de cara a las 500 Millas de Indianápolis, y se quedó sólo con HVM Racing (y la aventura de Fan Force United con Jean Alesi en la mítica prueba), se sabía que los días de la marca británica en IndyCar estaban contados. Y difícilmente alguien les echará de menos tras las banderas negras que recibieron Alesi y Simona de Silvestro en la Indy 500 por lentos y un noveno puesto como mejor resultado, gracias a la espectacular carrera de Sébastien Bourdais en Barber.

Ahora falta ver si Chevrolet y Honda podrán rellenar el hueco que deja Lotus en lo que a suministro de motores respecta. Ambas tuvieron ya problemas para apoyar a los equipos Lotus de cara a Indianápolis, dejando la inscripción en 33 coches, los justos para rellenar la parrilla. Según los acuerdos firmados con el campeonato, éstas deberían estar en disposición de suministrar motores al 60% de la parrilla, asegurando así una parrilla decente en la gran carrera estadounidense, pero la escasez de motores sigue siendo la gran preocupación de muchos equipos.

Foto | IndyCar Series

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

3 comentarios