IRC 2006-2009: el Mundial de Rallyes tiene un problema

Sigue a

Basso Madeira 2009


La historia del IRC (Intercontinental o International Rally Challenge, apelación bajo la cual nació) es imposible de desligar de la de los vehículos de la categoría S2000. Inspirado vagamente en el reglamento vigente en el neonato Mundial de Turismos, los primeros S2000 debutaron en Sudáfrica, país donde los importadores locales de Toyota y Volkswagen desarrollaron un RunX (Corolla) y un Polo para la categoría, a modo de test: un experimento con gaseosa para unos vehículos que debían sustituir a los World Rally Cars.

Los planes de Fiat de desarrollar un Gran Punto S2000 con el que disputar el Europeo, unido a los proyectos de Peugeot y Renault, animó entonces a KSO, hoy conocida como Eurosport Events, el brazo organizador de eventos deportivos del Grupo TF1, a crear un nuevo certamen de rallyes. Una decisión sin duda ligada a los problemas que el canal paneuropeo de deportes tenía en esos momentos para emitir el Mundial de Rallyes: algunos recordarán sin duda cómo estuvimos a punto de perdernos el Rallye Monte-Carlo 2006, llegándose a un acuerdo la semana misma de la disputa de la icónica prueba del WRC. Curiosamente el Monte sería más tarde otro punto de inflexión en la rivalidad WRC-IRC… pero mejor no nos desviemos.

El primer International Rally Challenge nació de forma tímida, en 2006, con un certamen de tan sólo cuatro pruebas: el Zulu Rally sudafricano, un guiño al lugar de nacimiento de los S2000, y tres de las pruebas más prestigiosas del Europeo, como eran Ypres, Madeira y Sanremo. Ni Dios fue hasta Sudáfrica, donde se impuso Alister McRae con un Mitsubishi Evo IX de Grupo N, pero con la llegada a Europa el nuevo campeonato mejoró considerablemente su plantel. Los dos triunfos de Giandomenico Basso en Ypres y Madeira le bastaron para proclamarse campeón, mientras que Paolo Andreucci lograba el triunfo en San Remo.

¿Repercusión? Escasa, para qué nos vamos a engañar, y menos en España (sólo García Ojeda y el “sudafricano” Rueda asomaron la cabeza). Pero la curiosidad que despertaba el nuevo Grande Punto S2000 (la vuelta de Abarth, de Italia a los rallyes internacionales, los escarceos de Colin McRae y Valentino Rossi, los rumoreados test con turbo para evaluar una entrada en el WRC) y la creciente cobertura televisiva de Eurosport, que metía muy convenientemente clips del IRC en su contenedor “Motorsport Weekend” los domingos por la noche, antes del resumen del WRC, aumentaron poco a poco el interés de los aficionados.

Scandola San Remo 2007
Eurosport iba en serio: con el beneplácito de la FIA (el citado cambio de nombre mediante), un calendario más atractivo y una mayor cobertura televisiva (resúmenes diarios y tramos en directo para la última prueba europea del año, Valais), convenció a los habituales del alicaído Campeonato de Europa de sumarse a su aventura. De este modo, Fiat se encontraba a partir de 2007 con la oposición de los clientes de Peugeot Sport, liderados por Peugeot Sport España. El equipo de Borja Moratal se embarcó en el IRC con el nuevo Peugeot 207 S2000 tras una temporada de evaluación en el Europeo, que disputaron con los Peugeot 206 S1600 y Enrique García Ojeda y Bryan Bouffier. El galo fue sustituido para este nuevo proyecto por el exciclista Nicolas Vouilloz, autor de algunas destacadas actuaciones en el WRC en asfalto.

Buscando una vez más las cosquillas al Mundial de Rallyes, el IRC incluyó para 2007 en su calendario el añorado Rally Safari, tras el cual tendrían lugar siete pruebas europeas (Turquía, Ypres, Rusia, Madeira, Barum, Sanremo y Valais) y una última en Asia: China, allá donde el Mundial había fracasado ocho años antes. Al igual que el Zulu Rally en 2006, el Safari no despertó excesivo interés entre los participantes europeos por su excesivo coste. Sólo el equipo oficial Abarth se pudo permitir una versión reforzada del Grande Punto S2000, enviando hasta Kenia a Andrea Navarra y el joven Umberto Scandola. El triunfo (entre los participantes con marcas que hubieran pagado la inscripción a Eurosport al menos) fue para el primero, mientras que Scandola sumó el primero de sus numerosos abandonos aquella temporada: su punto álgido fue sin lugar a dudas su accidente en Ypres, donde hundió su Grande Punto…

Ojeda Barum 2007
Pese a esas Memorias de África, Navarra, piloto principal de Fiat en el certamen, protagonizó una temporada más bien discreta: sólo el triunfo del entonces ilusionante Anton Alen en el “Cien Lagos” que fue el Rally de Rusia y la vuelta de Giandomenico Basso en Madeira (victoria) y Sanremo (segundo) frenaron el vendaval que supuso la primera temporada del Peugeot 207 S2000. Nicolas Vouilloz (Turquía, Barum y Valais) y Luca Rossetti (Ypres y Sanremo, sus únicas apariciones al volante de un 207 S2000 de Racing Lions) eran los más destacados del año, pero el título se fue para Cantabria gracias a la constancia de Enrique García Ojeda (cuatro segundos puestos, ningún abandono) y la decisión de Peugeot España de no acudir al Rally de China, impidiendo que Vouilloz recuperara lo perdido con sus ceros en Ypres y Madeira. Por si a alguien le interesa y no le apetece rebuscar en Wikipedia, el Rally de China lo “ganó” (a lo Navarra en el Safari) el expatriado David Higgins.

Para entonces, ya habían llegado a Europa nuevos proyectos. Mientras que René Georges trajo a Europa los Volkswagen Polo S2000 y RED hizo lo propio con los Toyota Corolla S2000, en las Islas Británicas MSD y MEM desarrollaban con escaso éxito los MG ZR S2000 y Proton Satria Neo S2000. MSD lo intentaría en 2009 de nuevo con el Opel Corsa S2000, de nuevo sin apoyo de fábrica, que pilotaron Alex Bengué, Toni Gardemeister y Andreas Mikkelsen, mientras que Chris Mellors sí convenció a Proton y logró montar una estructura oficial tras un largo proceso de desarrollo en el que se montaron en el coche malayo pilotos de la talla de Gilles Panizzi. Sin embargo para triunfar en esta categoría era necesaria bastante implicación oficial: Renault paralizó el desarrollo del Dacia Logan S2000 cuando prácticamente acababa de empezar, y sólo Skoda, con un intenso programa de desarrollo que duró dos años, se atrevió a enfrentarse a Peugeot y Abarth.

Vouilloz Barum 2008
Así, en 2008 el status quo se mantuvo intacto, con Kronos Racing y Peugeot Bélgica-Luxemburgo tomando el relevo de Borja Moratal y Peugeot España como primer equipo de la marca del león, mientras Abarth echaba el resto al conceder a Giandomenico Basso un programa completo. El Safari desaparecía del calendario por problemas políticos en Kenia, y la temporada no arrancaba hasta el Rally de Estambul en abril, seguido del Rally de Portugal, aprovechando la alternancia en el WRC. El corazón del IRC seguía intacto con Ypres, Rusia, Madeira y Barum, antes de visitar por primera vez España con el Príncipe de Asturias. San Remo y Valais cerraban la temporada europea antes del ‘viaje’ a China.

Luca Rossetti se destapaba con un impresionante inicio de temporada, en el que se imponía en Turquía y Portugal al volante del Peugeot 207 S2000 de Racing Lions antes de ser tercero en Ypres tras los Peugeot de Kronos: triunfo del ‘flandrien’ Loix por delante de Vouilloz. A Rusia no acudía el italiano, pero de nuevo un outsider daba la sorpresa: Juho Hänninen demostraba una vez más las similitudes de aquellos tramos con Finlandia al imponerse por delante de Anton Alen. Nico Vouilloz lograba la primera de la temporada en Madeira por delante de Basso , mientras que en el Barum Loix superaba a su compañero de equipo. En el Príncipe y San Remo llegaría la tardía reacción de Giandomenico Basso, con dos triunfos para Abarth, seguido en ambas ocasiones de Vouilloz, a quien le bastó con repetir segundo puesto en el Valais (emitido en directo), tras Freddy Loix, para asegurarse el título con un único triunfo: algo aprendió de Enrique García Ojeda. El reputadísimo flying finn Jarkko Miettinen se llevó el triunfo final en China.

Solá Turquía 2008
Cabe subrayar la sospechosa presencia de Jan Kopecký y Juho Hänninen en la primera mitad de la temporada al volante de sendos Peugeot 207 S2000 y la gran iniciativa de BF Goodrich al invitar a un piloto local a participar en la prueba de casa con un 207 de Kronos: quien cosechó el mejor resultado fue el checo Pavel Valousek en el Barum, mientras que en España Sergio Vallejo acabó séptimo el Príncipe, tras Ojeda (cuarto) y Fuster (quinto). Dani Solá intentó hacer la temporada al volante de un Grande Punto S2000 de Procar, tras realizar pruebas sueltas el año anterior con un Honda Civic R3 de JAS Motorsport, pero su mejor resultado fue tan sólo un sexto puesto en la cita inaugural, seguido de abandonos en Portugal, Ypres y Rusia. El catalán intentó repetir la experiencia en 2009, pero no llegó ni a tomar la salida del primer rally.

El campeonato seguía creciendo y el golpe definitivo fue asestado cuando el Automobile Club de Monaco decidió que el Rallye Monte-Carlo ingresara en el calendario del IRC 2009 a cambio de una cobertura televisiva casi total por parte de Eurosport: sólo el tramo matinal del viernes, antes de la ansiada Noche del Turini, que volvía a celebrarse quince años después, no sería emitido en directo. El IRC se tuteaba con el Mundial de Rallyes. Su nuevo calendario incluía una prueba en Curitiba, Brasil, aprovechando el desplazamiento del Mundial de Turismos, también organizado por Eurosport Events, la vuelta del Safari, el núcleo duro europeo (Azores, Ypres, Rusia, Madeira, Barum, Príncipe y San Remo) y una última prueba en Escocia, persiguiendo recuperar la esencia del viejo RAC.

IRC Monte 2009
Mirando los resultados puros y duros, se podría decir que el Monte fue aburrido. A fín de cuentas, Sébastien Ogier, con el Peugeot 207 S2000 de BF Goodrich se impuso con casi dos minutos de ventaja sobre Freddy Loix. Sin embargo, el rallye, en el que volvía a aparecer la nieve tras muchos años de ausencia, estuvo repleto de alternativas, y Ogier se tuvo que poner el mono de trabajo, sudando de lo lindo hasta que sus rivales fueron cayendo: Meeke se despeñó el viernes por la mañana, al igual que Hänninen que en el debut del Skoda Fabia S2000 estaba haciendo un gran trabajo hasta un pinchazo en la tarde del jueves. Para el Turini, quedaba un bonito duelo entre la promesa gala y un heroico Toni Gardemeister con un Punto S2000 de Astra, pero una avería terminó por retirar al finés.

Meeke Azores 2009
Curitiba era la siguiente parada, y sorprendentemente, los equipos más oficiales respondieron, dejando un rally entretenido en el que se impuso Meeke por delante de Vouilloz y Basso. Al Safari ningún europeo acudió, siendo el vencedor el local Carl Tundo, mientras que a la vuelta a Europa Meeke se destacaba con triunfos en las Azores e Ypres. Rusia fue el escenario del primer doblete para Skoda, al repetir triunfo Hänninen por delante de Kopecký, logrando Basso el triunfo del año para Abarth al imponerse en Madeira por tan sólo tres segundos ante Bruno Magalhaes. Jan Kopecký se imponía en casa, en el Barum, y también en el posterior Príncipe de Asturias, famoso por el pinchazo de Alberto Hevia cuando luchaba por ser profeta en su tierra. Kris Meeke se aseguró el título en Sanremo con un nuevo triunfo ante Luca Rossetti y Nicolas Vouilloz, frente al abandono de su máximo rival, Kopecký, y acudió a Escocia a celebrarlo frente a Guy Wilks, que logró el apoyo de Skoda UK (vital para entender los últimos años del IRC), y los Proton. En los embarrados tramos escoceses, Meeke se impuso con relativa facilidad, pero una irregularidad técnica terminó cediendo el triunfo a Wilks y dando un inusitado segundo puesto a Alister McRae con el Proton Satria Neo S2000.

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

13 comentarios