Sigue a

Dos de las mejores pruebas que componen el Intercontinental Rally Challenge han visto como la competición se teñía de luto. Primero fue la Targa Fiorio que en su regreso a una competición internacional de primer nivel veía como acababa prematuramente tras la muerte del copiloto de Craig Breen, Gareth Roberts. Este fin de semana se repetía el final trágico con el accidente de uno de los participantes y el atropello de varios espectadores.

Este hecho se producía en una zona rápida, de las muchas que hay en el Barum Rally Zlin, con una curva a fondo de izquierdas y en la que el piloto del Subaru perdía el control tras ceñirse demasiado y se dirigía hacia los espectadores dando vueltas de campanas. Como resultado, un aficionado muerto y otro herido gravemente en lo que es el enésimo fin de semana negro para los rallyes este año.

A pesar de ello el rally fue un bonito espectáculo. La lluvia y los estrechos tramos hicieron que prácticamente ninguno pudiera librarse de hacer un trompo, una pequeña salida de pista o un error. Incluso el ganador final, Juho Hänninen no se libró de un buen par de sustos, en uno de ellos acabo contras las vallas de un campo. Sin duda un rally en el que el tacto con el acelerador fue lo más importante.

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

1 comentario