¿Deberían ser los R5 los coches estrella del Mundial de Rallyes?

Sigue a

Peugeot 208 R5

Bueno, partamos desde la principal idea de que esto no va a ocurrir. Sin ir más lejos porque Volkswagen ha firmado un contrato con el que se ligaba al WRC durante los próximos cuatro años y además su actual patrocinador principal, Red Bull, es actualmente el promotor del campeonato. Pero no me deja de parecer curioso que una categoría como los R5 esté llamando tanto la atención a las marcas.

Y es que posiblemente la entrada de los R5 ha sido una de las que más ha revitalizado el mundo de los rallyes. Desde que se anunció esta nueva categoría, Skoda, Ford y Peugeot han confirmado la construcción de uno de sus modelos con estas nuevas especificaciones. El que parece que primero verá la luz será el construido por el equipo de Malcolm Wilson en sus instalaciones de Cumbria.

El Fiesta R5 será el primero en estrenar el nuevo restyling que la marca ha instaurado a todos sus nuevos modelos (tal y como ya hemos podido ver este fin de semana con los Ford Fusion de la NASCAR Sprint Cup). Se esperaba su debut en el Mundial para el próximo Rally de Portugal a manos de Elfyn Evans, pero un retraso en la homologación hará que tenga que esperar hasta Cerdeña como muy temprano. Por otro lado, se espera que el coche haga su primer acto de aparición el Malcolm Wilson Rally. Muy apropiado desde luego.

Fiesta R5

Skoda y Peugeot le siguen a la zaga a la marca del ovalo. Los checos se han tomado un año sabático de las competiciones internacionales para preparar a conciencia su regreso. Aunque Jan Kopecky participará en algún rally del ERC con el Fabia S2000, está claro que Skoda está destinando todos sus recursos al desarrollo del Fabia R5. Ni tan siquiera tener opciones al título del viejo continente parece haberles hecho cambiar demasiado la idea principal.

Por su parte Peugeot ha saltado ayer a la palestra para informar de que su 208 Type R5 pasa a recibir el icónico sobrenombre de T16. El coche de la firma del león ya ha comenzado sus primeros test tanto sobre tierra como sobre asfalto y se espera que durante esta temporada pase por las manos de Craig Breen, François Delecour y Brian Bouffier en busca de ir limando los principales fallos que pueda tener. No se sabe si el coche terminará haciendo su debut en 2014 como se espera, o si se adelantará a este mismo año.

Opel Motorsport también ha presentado unos planes deportivos muy ambiciosos. Además de una vuelta a los circuitos, hace unas semanas mi compañero Eloy os informaba del regreso a los rallyes con el pequeño Adam R2 (destinado a que los pilotos jóvenes se fogueen) y la construcción de las versiones R3 y R5 del nuevo Corsa, para 2014 y 2015 respectivamente.

R5

Pero es que ahí no termina la cosa. A toda estas marcas, con amplio curriculum en al automovilismo, parece que se les podrían sumar otras tantas. La primera de ellas es Proton. Los malasios pusieron todo su empeño y saber hacer en el Satria Neo S2000, pero lamentablemente nunca pudieron terminar de certificar los buenos resultados. La victoria en el Asia-Pacifico sabe a poco cuando has estado a muy poco de llevarte la victoria en el Rallye de Monte-Carlo. Según los rumores, Proton renegó de participar en Suecia con Per Gunnar Andersson porque se encuentran a plena carga trabajando en su nuevo R5.

Otro de los que más posibilidades tienen es Citroën. La marca de los dos chevrones parece haber estrangulado su proyecto DS3 RRC y según las informaciones, se encontraría ya preparando su DS3 R5. Todo ello con una curiosidad. No será Citroën Racing la que se encargue, sino que será su prima hermana, Peugeot Sport, la que tome las riendas tal y como lo confirmó Bruno Famin a Auto-Hedbo.

Por ultimo llegamos a los dos proyectos más secretos de los ocho que se encuentran en la lista. Hyundai y Renault. En el caso de la marca coreana se llegó incluso a hablar de la posibilidad que el Hyundai i20 pasara a ser únicamente un R5 en vez de un World Rally Car. Sobre todo tras ver las “malas maneras” que presentaba la primera mula de pruebas. Mientras tanto, en el caso de Renault la única info que se conoce es la que dio la revista francés Echappement, por lo que es una verdadera incógnita.

R5

Tras toda esta cantidad de datos y de rumores, sólo queda pensar en lo felices que seriamos teniendo todas estas marcas, muchas de ellas míticas, compitiendo con sus propios World Rally Cars. El coste de un modelo del R5 es muy inferior, sobre todo porque el motor parte más de serie que el 1.6 Turbo de un WRC, pero también en cuestión de prestaciones se notará una clara diferencia, ya que el R5 es una especie de S2000 con mejor salida en curvas lentas gracias al turbo.

Los casi 50 CV también marcarán una buena distancia entre ambos motores, a pesar de contar con la misma capacidad, 1.6 litros tener los dos turbo. Es por ello que hay que preguntarse si en realidad queremos unos coches rápidos o simplemente pretendemos que haya muchas marcas en el campeonato. Visto que a las propias marcas les satisface más el módelo de los R5 ahora toca opinar. A mi sinceramente, las emociones y sensaciones que me crea un World Rally Car no me la produce un S2000, y dudo mucho que me las vaya a producir en el futuro un R5. Ahora os toca a vosotros: ¿deberían los R5 ser los nuevos coches estrella del Mundial de Rallyes?

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

12 comentarios