Sigue a Motorpasión F1

novikov_giraudet_finlandia_2012.jpg

Remontémonos unos catorce años atrás. Aquella época en la que todos disfrutábamos de las maravillosas retransmisiones de Canal + del Mundial de Rallyes. Durante una de ellas, José Antonio Ponseti nos traía junto a Luis Moya la anécdota del por aquel entonces copiloto de Didier Auriol, Denis Giraudet.

El francés, acostumbrado a la “maravillosa locura” de su piloto cogió la costumbre, tras un fuerte susto durante unos reconocimientos, de acordarse de su señora esposa cada vez que estaba teniendo un accidente. En aquel entonces le funcionó decir en alto “Mami je t’aime” y consiguió salir ileso de tan grave percance. El año pasado ya lo puso en práctica en unas cuantas ocasiones y hace dos días parece que también le volvió a traer suerte.

El pasado viernes, Evgeny Novikov, actualmente el piloto al que acompaña Giraudet, entraba demasiado fuerte en una curva de derechas y el Ford Fiesta RS WRC del ruso chocaba con la parte trasera contra un árbol dando varias vueltas de campana. En el momento que el coche ya se encontraba derrapando de lado hacia el exterior de la pista, pudimos escuchar a Denis acordándose de nuevo de su mujer.

Afortunadamente tanto Novikov como Giraudet salieron ilesos (en el caso del galo con un pequeño dolor de espalda que ya arrastraba de antes del accidente) e incluso una vez colocado el coche sobre las cuatro ruedas pudieron terminar el tramo y llegar al parque de asistencia donde volvieron a poner todo a punto.

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

2 comentarios