Sigue a Motorpasión F1

WRC 2013

Durante los últimos años, el Mundial de Rallyes ha seguido una característica habitual en cada una de sus pruebas. Tres o dos días de reconocimientos, uno para el shakedown (con posibilidad de alguna Superespecial) y otros tres días para las tres etapas que lo conforman que habitualmente se disputan de viernes a sábado. Tan sólo ha habido algunas excepciones como puede ser el Rally de Montecarlo (con cuatro etapas) o el Rally de Finlandia (que en 2011 terminó en sábado). Ahora parece que los organizadores siguen la tendencia a la baja.

Los primeros ejemplos este año serán los del Acrópolis y Cerdeña. La prueba griega tendrá una etapa muy reducida el viernes, disputándose el sábado y el domingo el grueso del rally. Algo que contrasta y mucho con el deseo de los organizadores de volver a las pruebas de antaño, en las que se ponía a prueba tanto la resistencia de los coches como la de las personas.

Cerdeña es el segundo en adoptar la opción de acortar su prueba. Tal y como han comentado los responsables del rally, la prueba comenzará el viernes y finalizará en sábado. Eso sí, se mantiene el kilometraje total de la prueba. Una medida que se toma para reducir el gasto en hoteles y desplazamientos para los equipos que habitualmente tienen que pasar algo más de una semana fuera de casa.

Ambos ejemplos se unen a Portugal, el cual no tendrá competición durante el jueves, al contrario que en la temporada 2012, cuando hubo la superespecial por las calles de Lisboa y los tres tramos nocturnos que tanto juego dieron. Sin duda el momento económico no es bueno para nadie, y todo lo que sea promover que los gastos se reduzcan es una buena opción, pero obviamente todo esto contrasta con las ganas que los aficionados tenemos de volver al boceto de los rallyes de antaño.

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

2 comentarios