Síguenos

rally_finlandia_ford_2012.jpg

Podría asegurar sin mucho miedo a equivocarme, que Ford ha comenzado las dos últimas temporadas teniendo el mejor coche del WRC. El año pasado se benefició de la experiencia con el modelo S2000 para sacar una ligera ventaja inicial con los nuevos World Rally Cars 1.6 Turbo. En 2012, el nuevo sistema utilizado para el acelerador le permitía estar en los tiempos de Citroën en lugares que últimamente se le habían resistido como Argentina o México.

Sin embargo, la irregularidad de sus pilotos y el buen hacer de Citroën les ha hecho que en ambas ocasiones hayan ido perdiendo ritmo durante la temporada. Buena muestra de ello ha sido el pasado Rally de Finlandia, donde los Ford en ningún momento han logrado estar en tiempos de los dos DS3 WRC oficiales, logrando únicamente arrebatarles dos scratch durante los tres días de competición.

En aquel momento, un desdibujado Jari-Matti Latvala pedía a Ford que se hicieran algunos retoques en las suspensiones, ya que es precisamente en las recepciones de los saltos donde los Citroën sacaban ventaja al ser mucho más estables. Parece que en la marca del ovalo le harán caso y estrenarán la próxima temporada un nuevo paquete de evoluciones, gastando así todos los comodines que tiene asignados cada marca.

Christian Loriaux, director técnico, confirma que las piezas serán homologadas por la FIA el próximo mes de enero. Hasta entonces a Ford sólo le queda rezar para que en Citroën cometan errores.

Los cambios serán principalmente en el rendimiento, ya que la fiabilidad de momento, y toco madera, es buena. Actualmente estamos trabajando en la versión R5, pero no podemos decir cuándo saldrá a la luz.

Vía | Autosport.pt

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

10 comentarios