La nieve, principal quebradero de cabeza para el Rallye de Montecarlo

Sigue a

M-Sport WRC 2013

Es la prueba más mítica del actual calendario del Mundial de Rallyes. Cada invierno estamos esperando a que se dé el pistoletazo de salida del Rallye de Montecarlo, y que lo haga con una bonita capa del tan apreciado manto blanco. Sin embargo para los equipos y pilotos no deja de ser un verdadero quebradero de cabeza, sobre todo tras la limitación a la hora de elegir los juegos de neumáticos.

Y es que la inestable meteorología que se da en estas fechas en Montecarlo hace que la elección de los compuestos sea una verdadera lotería. Como ya pudimos ver la temporada pasada, montar en un tramo los neumáticos con clavos o los de “invierno” produce grandes diferencias de rendimiento, llegando incluso a cambiar completamente el comportamiento del coche.

En 2012, la clave estuvo en elegir bien entre los neumáticos de mojado, los intermedios, los blandos y los claveteados. El que montaba los intermedios y se encontraba nieve (como en el tramo dónde Sordo tuvo el percance en el puente o en el que Neuville abandonó) había firmado su sentencia de muerte, mientras que el que montaba clavos y se encontraba con la pista seca cedía mucho tiempo y destrozaba las ruedas.

Este año la situación es similar pero por el exceso de nieve. Muchos recordaréis que a finales de la década de los noventa y comienzos de este siglo, los WRC montaban los neumáticos estrechos de clavos, los mismos que se utilizaban en Suecia, en el Rallye de Montecarlo (espero que ahora mismo todos tengáis a Makkinen con el Mitsubishi o a Sainz con el Corolla en una imagen mental).

Además había diferentes juegos, con mayor o menor número de clavos. Ahora que ya no están permitidos, los World Rally Cars solo pueden montar los neumáticos de asfalto con clavos (mayor banda de rodadura) por lo que la mayor superficie de rozamiento se vuelve en su contra y se convierte en mayor superficie de “deslizamiento” tanto a la hora traccionar en las aceleraciones, como a la hora de mantenerse en la carretera en las curvas.

Esto hace, que en superficies con un mayor espesor de nieve, el coche lo tiene más complicado a la hora de buscar tracción por muchos clavos que tenga. O lo que es lo mismo, los pilotos tienen mayor dificultad para hacer que el coche haga lo que ellos quieren y mayor espectáculo para los aficionados. Como podéis ver, algunos como Dani Sordo y Sébastien Ogier han tenido serios problemas para parar el coche durante el shakedown de esta mañana.

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

3 comentarios