La semana después del Rally. Sébastien Loeb el nuevo príncipe de Mónaco

Sigue a

Sébastien Loeb

Sin duda, el piloto francés se merece un hueco dentro de la familia Grimaldi. El sábado pasado certificaba su séptimo triunfo en el Rallye de Montecarlo, y además lo realizaba de una manera aplastante. Como ya dije en mi twitter, me pareció que el nueve veces Campeón del Mundo de Rallyes hacía toda una declaración de intenciones. Una especie de mensaje velado a Sébastien Ogier que decía un “¿me querías ganar en igualdad de condiciones? Aquí me tienes. A ver si puedes conmigo”.

Y no pudo con él. La experiencia y frialdad de Loeb hicieron que ya al final de la primera etapa tuviera una ventaja suficiente como para no tener que arriesgar a la hora de elegir neumáticos. Además el alsaciano demostró que sigue siendo el mismo. Aquel que sabe cuál es el momento justo y más oportuno para atacar y endosarle a su rival más de medio minuto en un solo tramo, mientras que su oponente sólo le puede restar algunas décimas en tramos sueltos y tras haber atacado al límite o por encima incluso del mismo.

Sébastien Ogier

Obviamente el rally de Sébastien Ogier fue una gran actuación. Plantarse en el Montecarlo, tras el “estacazo” del año pasado con el Fabia S2000, con un coche nuevo y en una superficie/condiciones que no son tus preferidas no es fácil, pero el nuevo número 1 de Volkswagen sacó la cara y se apuntó a la lista de candidatos al título. Ésta mítica prueba siempre se ha caracterizado por ser más de pilotos que de rendimiento de coche, así que tendremos que esperar todavía dos o tres rallyes para saber en qué lugar está cada uno (posiblemente México no termine de ser un buen examen debido a la altitud a la que se disputan sus tramos y la influencia que tiene ésta en los propulsores).

Completando el podio se encuentra Dani Sordo. El cántabro tuvo una buena adaptación en un rally en el que siempre ha demostrado que le gusta mucho. Posiblemente unas condiciones completamente en seco le hubieran beneficiado, pero aun así completó los cuatro días de competición sin apenas errores y no poniéndose nervioso ante los ataques de Evgeny Novikov o la cercanía de su teórico jefe de filas, Mikko Hirvonen.

M-Sport

Precisamente el ruso se merece un párrafo aparte junto al resto de pilotos de M-Sport. Tanto él como Juho Hänninen brillaron enormemente durante el rally. Novikov, ayudado por su experimentado ouvreur, François Delecour, realizó una actuación de escándalo en lo que era su primera participación en el Rallye de Montecarlo. Su abandono, junto a los de Hänninen y Neuville (todos ellos por arrancar alguna rueda de sus respectivos Ford Fiesta RS WRC) empañó el estreno de M-Sport como equipo. Sólo Mads Østberg salvó los muebles a pesar de no ser el mejor rally de su carrera deportiva. El nórdico tendrá la oportunidad de redimirse en la nieve de Suecia, dónde ha cosechado en los últimos años grandes resultados, y que así se le empiece a tener en cuenta para el título de pilotos.

Latvala también fue otro de los destacados, en esta ocasión de forma negativa. El finés ha realizado durante los últimos tiempos grandes actuaciones sobre asfalto, pero el hecho de verse lejos de su compañero de equipo (y rival directo) y no encontrarse cómodo con los reglajes del Polo R WRC hizo que tal vez forzara demasiado la máquina. Para los que vierais el primer programa de “De Rally” en Canal+, seguro que os quedó la sensación, al oír las palabras de Sainz, de que el sábado hubo tirón de orejas a Jari-Matti por parte de Jost Capito.

mikko Hirvonen

Mikko Hirvonen tampoco tuvo su mejor rally. El llamado a ser primer espada este año de Citroën no se encontró en ningún momento a gusto y tan sólo la locura de la primera pasada al Turini le allanó el camino hacia la cuarta plaza. Por ahora ha sido superado contundentemente por Dani Sordo, y a pesar de que muchos ya se han apresurado en decir que el español tiene muchas papeletas para ser nominado como primer piloto para el resto de temporada, estoy seguro de que Mikko en Suecia dará la de cal. El que sí la dio en Montecarlo fue Brian Bouffier. El galo, que ya disputó el Jänner Rallye (terminando en segunda posición), se lo ha jugado “todo al rojo” y por ahora le ha salido cara. Ahora habrá que ver si estas dos grandes actuaciones le dan un volante para el resto de temporada, o si por el contrario su año ha terminado en enero ya que sólo tenía presupuesto para realizar estas dos salidas.

En cuanto a los otros puntos de interés, mencionar la actuación de Esapekka Lappi, la nueva gran esperanza finlandesa. El joven piloto becado por Skoda, comenzó rompiendo los cronos, pero un toque le dejó tocada la suspensión delantera izquierda y le obligó a abandonar en el segundo tramo. Demasiado ímpetu para ser su primer Montecarlo y sobre todo teniendo en cuenta que no había posibilidad de reenganche por medio del Rally2. El tema del desastroso cronometraje y de la empresa española SIT lo desarrollaremos en siguientes artículos…

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

3 comentarios