Sigue a Motorpasión F1

Afición

Una verdadera fiesta del motor se ha celebrado este fin de semana en el Rally de Catalunya. A pesar de la lluvia y el frio, los aficionados se han vuelto a dar cita en las cunetas de la cita española para animar y ver las evoluciones de sus pilotos favoritos en la última prueba de la temporada. El WRC cierra sus puertas hasta el próximo enero y lo ha hecho con un verdadero espectáculo en los tramos, dónde debe ser.

La victoria de Loeb ha vuelto a ser incontestable. El alsaciano, nueve veces campeón del Mundo de Rallyes es el mejor piloto sobre asfalto, sus trazadas son limpias y su punto fuerte son las frenadas. Estoy seguro de que si Sébastien continuara un año más al completo, el título de 2013 ya tendría campeón, y con la misma contundencia.

En cuanto al resto, Jari-Matti Latvala ha logrado también en asfalto alcanzar un buen rendimiento. El finlandés tendrá dos posibilidades en 2013, una de ellas es la de crecer aún más como copiloto, consiguiendo victorias y poniendo las cosas difíciles a Sébastien Ogier con el Volkswagen Polo R WRC. La segunda es seguir teniendo salidas de pista cada dos por tres y volver a quedarse un año más sin posibilidades en la lucha por la victoria, algo que podría terminar de romper la delicada moral del actual piloto de Ford.

Ford

La marca del ovalo ha dejado huérfanos a muchos aficionados este fin de semana. Tras mucha historia, rallyes y victorias, Ford cerraba en España una larga andadura. En el parque de asistencia sobrevolaba una mezcla de tristeza y emoción que ha terminado con un nuevo podio de Jari-Matti. Sin duda echaremos de menos al equipo americano que hasta ahora gestionaba Malcolm Wilson y que ayer intercambiaba algunas palabras con uno de los directivos de Volkswagen Motorsport.

El futuro de Sordo es mucho más complicado. Con las dudas sobre su fichaje por Citroën en la mesa, el cántabro fue capaz de marcarse cuatro scratchs el domingo, en el asfalto y en los tramos del rally de Catalunya que más favorecen a las características de su Mini. Una lástima que no haya podido tener el año que todos habríamos deseado, pero ahora toca mirar para el futuro y conseguir asegurarse el mejor proyecto posible.

Mads Ostberg también sorprendió en estas trece pruebas. Aprovechó el regalo de Citroën en Portugal y ha conseguido mejorar su regularidad, punto fuerte del noruego. Ahora está en las quinielas de todos los equipos y parece ser la antítesis de su compatriota Petter Solberg. En cambio Thierry Neuville y Ott Tänak han terminado el año como lo empezaron, abandonando. Tanto el belga como el estonio han demostrado su rapidez en momentos puntuales, pero aún les falta ese plus de fiabilidad que tienen pilotos como Hirvonen o el propio Mads.

Ostberg

A pie de tramo sin duda me gustaría destacar la velocidad que demostraban los dos principales contendientes al SWRC, Craig Breen y Per Gunnar Andersson. También Cohete Suarez iba a otra marcha en cuanto a los chicos de la Academy. El asturiano se merecía terminar con una victoria y el subcampeonato. Y Petter Solberg como siempre espectacular. El campeón del 2003 atacaba cada interior, se ponía a dos ruedas, pero como siempre le falta terminar rallyes.

En cuanto a los otros dos campeonatos, la victoria de Craig Breen ha sido de lo más emocionante en meses, ver la pegatina del fallecido “Jaffa” en las puertas del Ford Fiesta S2000 y todos los miembros de equipos aplaudiendo cuando el irlandés se dirigía hacia el último bucle del que finalmente saldría como campeón del SWRC. Dos títulos en dos años que le hacen ser una de las estrellas más deslumbrantes del actual Mundial.

También Benito Guerra se llevó un título que se merecía ampliamente. El mexicano ha devuelto la ilusión a los aficionados de su país que junto a Sergio Pérez han visto como el automovilismo vuelve a copar portadas. Enhorabuena para el nuevo campeón del PWRC que se ha curtido en el Campeonato de España de Rallyes de Tierra.

Sordo

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

1 comentario