Resumen WRC 2012: los mejores rallyes de la temporada

Síguenos

Mikko Hirvonen


Continuamos con nuestro repaso a la temporada 2012 del Mundial de Rallyes con nuestra elección personal de lo que han sido las mejores pruebas del calendario. En ocasiones la lluvia, la lucha entre pilotos de diferentes marcas y en otras ocasiones la propia batalla entre componentes del mismo equipo. Un año que sólo ha tenido un campeón, más que merecido, pero que nos ha dejado muchos y muy buenos momentos.

Portugal. Mads Ostberg desató la caja de los truenos:

El Rally de Portugal fue una absoluta locura. La carrera comenzaba con el dominio de los Citroën en el tramo de clasificación. Las diferentes previsiones meteorológicas de las que disponían los equipos daban motivo a diferentes estrategias para la primera etapa (segunda si tenemos en cuenta la superespecial del jueves por las calles de Lisboa). Los Citroën decidían salir más atrás esperando que se limpiara la pista, mientras que los Ford salieron delante esperando que la lluvia y le disminución de las condiciones de visibilidad les ayudaran.

Y así fue, de una tacada Dani Sordo (que estrenaba actualización del Mini John Cooper Works WRC) y Sébastien Loeb se quedaban prácticamente sin posibilidades a causa de problemas eléctricos y una salida de pista. Los Ford se quedaban con Mikko Hirvonen como principal rival para la segunda etapa. Sin embargo, los dos pilotos de la marca del ovalo se ahogaron bajo el aguacero, algo que aprovechaba el de Citroën para alzarse con un cómo liderato.

Yazeed Al Rajhi

Sin duda, la imagen de Jari-Matti Latvala lanzando piedras ante la impotencia y rabia que sufría en esos momentos fue la protagonista del fin de semana. A partir de ese momento los privados y la gran cantidad de lluvia se tornaron en actores principales. También lo fue un reenganchado Dani Sordo que comenzó a marcar los mejores tiempos a los mandos de la evolución 01B.

El resto del rally estuvo marcado por cancelaciones (debido al gran caudal que arrastraban algunos pasos de agua), scratchs de pilotos que no nos tienen acostumbrados y sobre todo mucha dureza. La victoria de Hirvonen pasó a un segundo plano, mucho más cuando se le retiró tras la exclusión de su DS3 WRC tras comprobar los comisarios que el embrague que montaba no era el homologado. Lo dicho, victoria de Mads Østberg y posiblemente uno de los rallyes más emocionantes de la temporada, por no decir el que más.

Mads Ostberg

Finlandia. Mano a mano entre compañeros de equipo:

El 1.000 lagos fue una lucha de dos. Después de Argentina, en Citroën Racing decidieron darle vía libre a Mikko Hirvonen ante la gran ventaja que tenían sobre los pilotos de la marca del ovalo. Sébastien Loeb lideró gran parte de la prueba a pesar de los problemas mecánicos, pero su compañero de equipo se mantuvo muy cerca de él.

Un verdadero mano a mano. Por un lado un Mikko que buscaba quitarse en casa (literalmente, ya que Hirvo tiene una casa en Jyvaskyla) el mal sabor de boca del Rally de Portugal y del de Argentina, mientras que Loeb quería por encima de todo conseguir su tercera victoria en Finlandia, una prueba que posiblemente no le vuelva a ver volar sobre sus rasantes.

La victoria final fue a parar a manos del alsaciano, pero hay que reconocer que hasta prácticamente el último kilómetro los dos estuvieron luchando por la victoria. Todo terminó como de costumbre, con Loeb saboreando el champán del ganador.

Sébastien Loeb

Alemania. El temido Panzerplatte no defraudó:

A pesar de que los World Rally Cars han corrido sobre casi cualquier superficie, el hormigón del Panzerplatte siempre los pone en aprietos. Este año, con la lluvia como peor aliado, la prueba germana provocó primero el dolor a muchos de los ingenieros y encargados de la estrategia, para posteriormente ser el mayor enemigo de los pilotos.

Uno a uno fueron cayendo la mayoría en sus trampas, muchos de ellos por culpa de la mala elección de neumáticos. Petter Solberg arrancó de nuevo una rueda, rememorando de manera mucho más leve su accidente en la temporada 2004, Dani Sordo rompía el radiador en choque frontal, y así una interminable lista de nombres que fueron dejándose minutos y piezas por esta verdadera trampa.

El único al que parece agradar este tramo es a Sébastien Loeb que un año más volvió a atacar, cuchillo entre los dientes, y dar el golpe de efecto que necesitaba para distanciarse de la presión ejercida por Latvala. Caníbal Loeb golpeaba de nuevo en la que es su segunda casa. Recordemos que tan sólo Ogier y un pinchazo fueron capaces de cortar su impresionante racha de nueve victorias consecutivas en terreno germano.

Dani Sordo

Gales. Batalla por la segunda plaza entre campeones:

A pesar del aplastante dominio de Jari-Matti Latvala, la verdadera nota de color la pusieron Sébastien Loeb y Petter Solberg que estuvieron inmersos en una apasionante lucha por la segunda posición durante la etapa del domingo. En un terreno que se mostraron mucho más competitivos los Ford, Loeb volvió a demostrar su hambre de resultados y atacó al noruego hasta el último kilómetro de cada especial.

Petter Solberg ha demostrado en numerosas ocasiones que no tiene una gran entereza mental y poco a poco fue notando la presión del nueve veces campeón del mundo de Rallyes. Un verdadero duelo de campeones que acabó como acostumbra, con Loeb llevándose la segunda posición en un final que se media en decimas de segundos. El piloto e Ford tan sólo pudo felicitar a ‘Seb’ cuando este cruzó la meta del último tramo.

Petter Solberg

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

3 comentarios