Marcos Ambrose gana en Watkins Glen con una impresionante última vuelta

Sigue a Motorpasión F1

El trazado de Watkins Glen recibía a la NASCAR en una de las pocas ocasiones que la categoría norteamericana pone sus pies en un circuito rutero. Lo hacía además con Juan Pablo Montoya volviendo a lograr una pole. Poco le iba a durar la alegría al colombiano que tras un mano a mano con Kyle Busch en la frenada de la recta de meta perdía la cabeza de la carrera sin haber disfrutado ni un solo giro de dicha ventaja.

Tras ochenta vueltas en lo que lo más destacado fueron los problemas de Stewart y la rotura de la suspensión del “poleman” Montoya, llegamos a la impresionante recta final. Busch mantenía su primera posición tras haber adelantado a Keselowski que le seguía en segunda posición. Ambrose era tercero y ya comenzaba a mostrarse en los retrovisores del Dodge numero 2.

Kyle comenzó a perder ritmo en las dos últimas vueltas y tras ver la bandera blanca Keselowski ya se le había echado completamente encima, dándole un ligero toque al Toyota número 18 que le hacía trompear debido a la gran cantidad de aceite que había sobre la pista. Esto les dejaba el camino libre a los pilotos de Dodge y Ford, que se disputaron la victoria en un intenso final, en el que terminaría llevándose Ambrose el gato al agua tras un impresionante adelantamiento.

Fue algo enloquecido el final. Me tiré por el interior de Brad y lo desplacé hacia el aceite, rebasándolo camino a la victoria.

El nuevo líder de la general es Jimmie Johnson, que finalizaba tercero la prueba, mientras que Greg Biffle (sexto en Watkins Glen) es segundo a sólo un punto del numero 48.

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

6 comentarios