Ante vosotros el primer coche luchador capaz de hacer mortales

Síguenos

Parker 425

Ocurrió durante el fin de semana pasado en la Parker 425, una especie de baja que se disputa en el desierto de Arizona. A pesar de no ser uno de los favoritos, el equipo se encontraba realizando una muy buena actuación a los mandos de su Local Motors Rally Fighter (muy apropiado el nombre) tanto en su clase como en la general de la carrera, cuando tuvo un “ligero” problema que para otros muchos les hubiera supuesto una detención o incluso el abandono.

La zona, más propia de una trialera del supercross que otra cosa, llevó a que el participante numero 1841 clavará el morro de su coche en la tierra y realizara una impresionante vuelta de campana. Sin embargo, el piloto, aún con el susto en el cuerpo, siguió acelerando nada más tocar con las cuatro ruedas sobre la arena. Ni siquiera el capot levantado le pudo detener, y tras un par de zarandeos se libró de él y continuó sin mayor problema mientras el público vitoreaba su hazaña. Todo ello muy propio del eslogan con el que titulamos el artículo, o incluso del de Colin McRae “If in doubt, flat out”. Finalmente consiguieron la decimonovena plaza de la general, siendo cuartos en su categoría.

Vía | Jalopnik

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

2 comentarios