M-Sport también quiere probar suerte en el RallyCross

Sigue a

Ford Fiesta RallyCross

Primero fue Volkswagen, ahora llega el turno de M-Sport. El equipo británico ha estado dando tumbos desde que se anunció hace tan sólo unas semanas que Ford le iba a retirar el patrocinio en el Mundial de Rallyes. A partir de ese momento, cientos de rumores han sobrevolado la empresa de Malcolm Wilson y que durante los últimos años ha estado ligada básicamente al WRC y a la marca del ovalo.

Sin embargo, parece que la entrada del nuevo promotor en el campeonato europeo (en 2015 se espera que pase a ser denominado Campeonato del Mundo de RallyCross) y el aparente éxito del Global RallyCross Championship ha hecho que de nuevo los ojos se fijen en esta. Si a ello le sumamos que parece que a partir del próximo año parece que Monster será patrocinador principal del FIA Campeonato de Europa de RallyCross, hace que definitivamente esto haya pasado de estar fuera del foco mediático a directamente ser algo muy apetitoso para marcas, equipos y pilotos.

Según Autosport, en la sede de Cumbria ya podría haber una unidad fabricada del Ford Fiesta de RallyCross con una potencia que supera los 600 CV. El modelo iría dirigido a participar en ambos campeonatos, ERX y GRC. Sin duda, el ojo clínico del talentoso hombre de negocios en el que se ha convertido Malcolm Wilson le ha hecho percatarse del gran negocio que puede haber para su empresa en esta categoría.

Buena prueba de ello ha sido la gran clientela que ha tenido el preparador sueco Olsbergs durante los últimos años. Las unidades del Ford Fiesta construidas por Eriksson y compañía han cosechado numerosos triunfos y sin duda ha sido el coche más demandado para correr entre los Supercars.

Desde luego esta es una categoría todavía sin explotar, y que con la llegada de los Travis Pastrana, Tanner Foust, Marcus Grönholm, Sébastien Loeb o el mismo Ken Block puede ver su segunda época dorada tras la vivida a finales de los ochenta. Por ahora, Simon Pagenaud parece que es el primer interesado en competir en ella y la semana pasada ya probó el Fiesta Made by Olsbergs del fundador de Metal Mulisha, Brian Deegan.

Vía | Autosport (edición impresa)

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

1 comentario