Sigue a Motorpasión F1

Paul Dallenbach antes de tomar la salida

Era sin duda el favorito junto a Jean Philipe Dayraut para hacerse con la victoria en el Pikes Peak. Paul Dallenbach volvía a repetir experiencia con el prototipo del año pasado. Dos turbocompresores y casi 1.400 CV de potencia parecían suficientes para imponerse en un año en el que ya no estaría el gran Monster Tajima. Sin embargo un problema con el acelerador le dejaba fuera.

Al estadounidense se le quedaba atascado el acelerador en una curva rápida de derechas y salía literalmente volando hacia los arboles. Afortunadamente y como ya hemos comentado esta mañana, Dallenbach salía ileso de dicho accidente, pero con el sabor amargo de saberse con posibilidades de haber luchado por la victoria y de haber conseguido un tiempo cercano a los nueve minutos bajos. No sé a que velocidad iba en ese momento, pero es seguro que iba muy rápido.

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

8 comentarios