RallyCross vs WRC: dos categorías y dos coches muy diferentes

Síguenos

Europeo RallyCross

Este fin de semana dará comienzo una de las categorías más desconocidas y apasionantes del automovilismo. Con larga tradición en los países nórdicos, el Europeo de RallyCross está viviendo su segunda juventud gracias a la llegada de un nuevo promotor (IMG) y a una nueva generación de pilotos con gran fama como son hombres de la talla de Petter Solberg y Tanner Foust o Travis Pastrana y el archiconocido Ken Block en el Global RallyCross Championship.

En muchas ocasiones se tiene una idea preconcebida de la categoría completamente equivocada. El RallyCross no ha nacido debido a la fiebre “Gymkhana” sino que viene de muy atrás y a finales de la década de los ochenta fue el campeonato en el que los Grupo B encontraron su retiro dorado, un lugar donde despedirse de unos aficionados que no los volverían a ver en competición. En aquella época, hombres como Martin Schanche hicieron las delicias del público ante sus excentricidades al volante y sin él.

Obviamente los rallyes y el RallyCross tienen mucho en común. Los coches son similares y las superficies de los pequeños circuitos sobre los que se disputan las carreras recuerdan a los recorridos del Mundial de Rallyes. Sin embargo, lo que en el WRC es una lucha consigo mismo y contra el crono, en el mundo del RallyCross todo se convierte en una lucha contra otros pilotos. Esta temporada el Europeo de RX hereda un sistema similar al que se utiliza en el GRC (variante americana) con cuatro rondas de cinco pilotos en las que se clasifican los 12 mejores. De estas dos semifinales salen los seis nombres que disputarán la gran final.

Petter Solberg

Diferencias entre World Rally Cars y RallyCross:

Aunque no lo parezca estéticamente, un coche de rallyes y uno de RallyCross son completamente distintos. El chasis suele proceder del mismo origen que el de un WRC, que ya cuenta con la jaula de seguridad integrada. Tanto Citroën Racing como M-Sport (o Ford Racing) suelen poner a la venta sus unidades, siendo estas posteriormente reforzadas por cada equipo con materiales como el titanio. Obviamente la rigidez que necesita un coche de RallyCross es mayor de la que precisa uno de rallyes.

Los radiadores son montados en la parte trasera para conseguir un mejor reparto de pesos y sobre todo para evitar que la suciedad o los posibles contactos puedan dañarlo y por tanto producir el abandono. Las suspensiones y el peso no se modifican demasiado, las suspensiones son similares, más duras que las que se utilizan en los rallyes de tierra y con menor recorrido. En cuanto al peso mínimo, el coche de RallyCross es 50 kg más ligero, poco si tenemos en cuenta que para esta competición no es necesario llevar copiloto.

Las ruedas y los frenos también sufren ligeras modificaciones. En el WRC se utilizan las ya conocidas Michelin, mientras que en el Europeo de RallyCross puedes elegir cualquier fabricante de neumático (no son slicks), siendo Cooper Tyres y Avon las gomas preferidas por la mayoría de pilotos. La principal diferencia es que estos últimos sólo cuentan con ocho ruedas para todo el fin de semana. Los frenos son un poco más grandes que los que utilizan los WRC sobre tierra, 310 mm de diámetro de unos por 300 mm de otros.

La mecánica posiblemente es uno de los campos donde más diferencia. Los coches de RallyCross carecen de diferencial central y al igual que un World Rally Car monta un cambio secuencial de seis velocidades. El motor proviene de serie (suelen ser motores de 2.0 litros con turbo) y suele estar preparado para rendir por encima de los 550 CV de potencia. Lo más impresionante es su par y su capacidad de aceleración, haciendo el 0 a 100 km/h en unos 2,4 segundos, mientras que los WRC necesitan 3 segundos y tiene 200 Nm/s menos de par y 400cc menos. La velocidad obviamente está relacionada directamente con la relación del cambio y mientras que un RX apenas supera los 200 km/h, un WRC supera los 215 km/h.

Este fin de semana la temporada del europeo de RX comienza en Gran Bretaña, en el ratonero circuito de Lyden Hill. Timur Timerzyanov, vigente campeón de la especialidad contará con el apoyo de Red Bull, pero la mayoría de los ojos se centrarán en el debut de Petter Solberg a los mandos de su Citroën DS3 construido por su propio equipo. Entre sus rivales una gran sorpresa, su hermano Henning que correrá con un Saab 9-3. No será el único duelo familiar, ya que Liam Doran se enfrentará a su padre, Pat, a los mandos de sendos DS3. Otros pilotos a seguir serán Tanner Foust, Mats Lysen, Andreas Bakkerud o Anton Marklund y su Volkswagen Polo T16.

TT

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

10 comentarios