Super GT 2012: Nissan gana en GT500 y Porsche en GT300

Sigue a Motorpasión F1

Salida Motegi Super GT 2012

La temporada 2012 del Super GT japonés terminó en octubre, aunque en noviembre se disputó la Sprint Cup, evento compartido con la Fórmula Nippon. Este año ha vuelto a ver a Nissan llevarse el entorchado en la categoría principal, la de GT500. Con el Nissan GT-R número 1 que ya ganó en 2011 y con Masataka Yanagida y Ronnie Quintarelli al volante, el título fue suyo tras dos victorias. En la categoría de GT300, el Porsche Endless número 911 de Kyosuke Mineo y Naoki Yokomizo se llevó el triunfo final, con una sola victoria, en la última carrera del año.

Nissan GTR S-Road GT500 - Super GT 2012

Sigue la lucha a tres bandas en el GT500

Desde hace varios años, la categoría de GT500, la principal atracción del Super GT, es na lucha a tres bandas entre las tres principales marcas japonesas. Nissan, Honda y Toyota (a través de Lexus) pelean por los títulos nacionales con auténticas bestias de competición. Nissan lo hace con su espectacular GT-R, mientras que Honda utiliza el HSV y Lexus compite con el SC430. En total, 15 coches de la categoría principal. Lexus es la marca que más coches ha usado, con seis, mientras que Honda tuvo cinco y Nissan, cuatro.

El campeonato ha tenido cinco victorias de Lexus por tres de Nissan y una solitaria para el Honda, en la única ronda que se disputa fuera de Japón, en Sepang. A pesar de todo, las últimas carreras del Nissan número 1 del equipo Mola S-Road fueron decisivas, pues no bajaron de la segunda posición en la segunda mitad de campeonato. Aunque en principio esto podría atribuirse al lastre que se usa en el Super GT, lo cierto es que el dominio ha sido claro en cualquier caso, pues 2012 ha visto por segunda vez en toda su historia un campeonato de GT500 decidido antes de llegar a la última carrera.

El sistema de lastre del Super GT es un tanto complejo, pero se centra en hacer las carreras lo más igualadas y emocionantes posible. Por eso no sólo se asigna lastre según el resultado de las carreras, también se asigna lastre según las mejores vueltas individuales durante la carrera y según la clasificación del sábado. Desde 2009, para aquellos los equipos que hayan participado en todas las carreras sin excepción, se les reduce el lastre a la mitad en la penúltima carrera y se les quita todo el lastre para la última carrera. Además, aquellos equipos que se hayan perdido una sola carrera, se les quita la mitad de lastre para la última carrera.

De cara a la próxima temporada se espera que la lucha entre Nissan, Honda y Toyota-Lexus continúe con la misma intensidad de siempre, siempre a la espera de lo que pueda pasar con el supuesto sucesor del Toyota Supra que se rumorea podría estar previsto para dentro de relativamente poco. Nissan saldrá a defender el título, mientras que Honda tendrá que recuperar el terreno perdido y Lexus tendrá la intención de buscar un campeonato que se les escapa desde la temporada 2009.

Porsche 997 GT3 Endless GT300 - 2012 Super GT

El ecosistema del GT300

Ecosistema. No hay otra forma mejor de definir la categoría GT300 del Super GT. Mientras que el GT500 es la atracción principal, la categoría “pequeña” les da a los espectadores una dosis de emoción extra, puesto que además compiten junto a los GT500, ambas categorías a la vez. Evidentemente, los GT300 rara vez pueden acercarse a los tiempos de los GT500, pero la variedad de coches que compiten es abrumadora. De ahí que hablemos de “ecosistema”, cuando nos referimos a esta categoría. No en vano compitieron en 2012 la friolera de 17 marcas distintas y 21 modelos en total.

El GT300 es así, y nos encontramos desde los Toyota, Lexus, Subaru, Nissan y Honda hasta piezas más únicas como un Aston Martin, un Callaway o un Mercedes, pasando por los Ferrari, Porsche y Lamborghini de rigor. Por encima de todos se alzó el Porsche 997 GT3, que con una victoria en la última carrera se ganó el título a pulso, después de un año muy regular. Hasta catorce equipos (se entiende como “equipo” cada coche) se subieron al podio, lo que es una cifra excepcional, teniendo en cuenta que el total de equipos que compitieron en el GT300 en 2012 fue de 30.

Para 2013 se espera que se mantenga la fiereza de esta categoría, que mezcla a pilotos profesionales, pilotos amateur y celebridades japonesas variadas. Este tipo de participantes, junto a los lastres que se aplican también a esta categoría, así como la evidente variedad de marcas y modelos hacen del GT300 algo único. Probablemente sea el campeonato del mundo en el que más marcas participan en una misma categoría, pues 17 no es un número fácil de igualar. Sin ninguna duda, el fervor de los japoneses por el mundo del motor no tiene límites.

Racing Safari - Super GT 2012 Motegi

Los aficionados son lo primero

La máxima de los campeonatos japoneses que no actúan como fórmulas de promoción es la de darle al aficionado el mejor espectáculo posible. Mientras que la Fórmula 3 japonesa tiene que intentar ayudar al crecimiento de los pilotos, sobretodo para medirse con los europeos en el Gran Premio de Macao y para que sus pilotos puedan triunfar en el extranjero, el Super GT sobretodo y la Fórmula Nippon en menor medida no tienen esta necesidad. Esto hace que los campeonatos estén hechos para el disfrute de los pilotos y sobretodo de los aficionados que se desplazan a los circuitos.

Los fines de semana del Super GT y la Fórmula Nippon (Super Fórmula a partir de 2013) son una auténtica fiesta para que toda la familia se lo pase bien con las carreras. Hay cosas de las que todo el mundo podría aprender, pues las carreras son algo extremadamente popular en Japón, y los pilotos son auténticas celebridades en su país. Claro que también hay otras ideas de esas que a nadie se le ocurriría hacer fuera del país del sol naciente y que, por algún motivo, allí funcionan.

Es evidente que me refiero a la foto que ilustra ésta última sección. Conocido como “Racing Safari”, los aficionados pueden comprar un billete para subirse a unos autobuses que ruedan por el circuito a la vez que los coches del GT500 y GT300. Evidentemente, algo así no se hace durante las carreras, ni durante las sesiones clasificatorias. Este particular evento se lleva a cabo durante el warm up del domingo, y los coches tienen prohibido realizar un trompo o salirse de la pista. Esto hace que no se jueguen el tipo, garantizando la seguridad (hasta cierto punto) tanto de los pilotos como de los aficionados.

No cabe duda de que el campeonato del Super GT tiene todo lo necesario para ser un éxito de nuevo el próximo año. Los aficionados lo adoran, las carreras son interesantes, y aunque el campeonato cumpla veinte años tan solo en 2013, tiene una historia reciente muy interesante, tanto a nivel de coches como de pilotos. De hecho, en 2012 hubo tres ex-pilotos de Fórmula 1, además de campeones de otras categorías como la Fórmula 3000, entre otras.

Sitio oficial | SuperGT.net

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

8 comentarios