Sigue a

Me declaro fan incondicional de esta prueba. El Silk Way o Ruta de la Seda es una prueba que muchos conoceréis, con comienzo en la propia Moscú y final en la bonita localidad de Gelendzhik. Cinco días de competición en los que se pasa por diferentes superficies. Desde caminos rurales campo a través, auténticos barrizales o su paso por el desierto.

Este año sin la participación de Stephane Peterhansel y los Mini 4 All, la prueba quedó un tanto huérfana aunque contaba con la participación del siempre espectacular buggye de Schlesser. El francés no pudo terminar la prueba tras lesionarse la mano en un percance. El que tampoco tuvo suerte fue el piloto ex-mundialista Toni Gardemeister.

El finlandés que ha decidido probar suerte en los Raids tras su complicado paso por el Intercontinental Rally Cahellenge tuvo un accidente pasada la mitad de la carrera. Tras ser trasladado al hospital, el ex-piloto de Suzuki tuvo que ser sometido a varias operaciones de espalda tras sufrir varias roturas de vertebras.

La victoria final entre los todo terrenos iba a parar a manos del ruso Boris Gadassin con el G-Force. Por detrás terminaba el Opel de Szalay y el Hummer del checo Zapletal. Este último era un modelo muy distinto al que utilizaron en el último Dakar Nasser Al-Attiyah y Robbye Gordon. En camiones Mardeev lograba imponer su Kamaz sobre el Man de Versluis, aunque sin duda la imagen más curiosa del raid fue la de ver a los cuatro Kamaz ayudando a remolcar y salir de una poza a otro de los camiones de la marca.

Deja un comentario

Ordenar por:

0 comentario